«Nuestra hija no actuó con intención, fue un accidente»

qpplaceholder
10 de julio, 2014 - 2:37 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Maracaibo — Lenín Villarroel y su esposa Glenis de Villarroel asistieron a este rotativo para desmentir la información que circuló por todos los diarios de la región el pasado 12 de mayo, cuando se reseñara el presunto homicidio de un infante de 3 meses identificado como Paúl Villarroel quien falleció el 10 de mayo tras 18 días de agonía.

La información explicaba que Isaraí Villarroel (28), madre del pequeño, había actuado con intención, y con un secador de cabello le habría causado la muerte; versión que fue desmentida por sus progenitores, quienes aclararon que se trató de un accidente sin ninguna intención.

Relataron que la madre del niño, sin intención alguna, colocó el secador de cabello al lado del bebé sobre su cama, momento cuando se fue el servicio eléctrico. Villarroel salió a recoger una ropita del niño que había lavado; eso ocurrió a las 4:00 de la tarde.

La electricidad se restableció ya casi a las 7:00 de la noche y el secador que se encontraba prendido le causó quemaduras al bebé. Cuando la mujer regresó al cuarto, se percató de lo sucedido y llevó al niño hasta el hospital de La Concepción, desde donde fue remitido al Hospital Universitario de Maracaibo (HUM).

La criatura permaneció casi un mes hospitalizado, y tras sufrir una recaída que se complicó con septicemia, fue trasladado hasta el Hospital Coromoto donde murió.

Sus abuelos maternos aclaran que su hija actuó sin premeditación y denuncian al HUM por negligencia médica. «El bebé no murió por el 20% de quemaduras que presentó, sino por la ineficiencia de los doctores en el HUM quienes lo atendieron en situación precaria».

Comente