«Mi hermano será enterrado con el uniforme de su trabajo»

1463_21A (2)
11 de diciembre, 2014 - 1:35 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El joven estudiante universitario se suma a la larga lista de víctimas a manos del hampa en el estado Zulia en lo que queda del 2014.

Maracaibo– Los sueños, esperanzas y metas del joven estudiante del tercer semestre de Ingeniería Mecánica en la Universidad del Zulia (LUZ), Pedro Gabriel Lugo Aguilar (19), se vieron desvanecidos frente a los ojos de sus padres cuando un hombre desalmado le asestó dos impactos de bala, acabando así con su vida.

Ayer, a las afueras de la morgue forense de la facultad de medicina de LUZ, su hermano, Isaac Marín, narró los hechos, al tiempo que tristemente manifestó que «Mi hermano amaba su trabajo; nunca faltó a trabajar, por eso decidimos enterrarlo con su uniforme de McDonald’s».

Efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), manejan hasta los momentos la hipótesis de resistencia al robo; sin embargo otra línea de investigación podría apuntar a que el muchacho pudo haber sido confundido por los antisociales.

Pedro Gabriel será velado en la capilla funeraria Aves del Paraíso y sepultado en el cementerio San Sebastián al mediodía de hoy.

Lamentable hecho

Eran las 2:00 de la tarde del martes, cuando el joven llegó a su residencia ubicada en la  residencia El Cují, edificio 2, núcleo 3, apartamento 1B de la planta baja, en compañía de su papá, sin imaginar que en minutos encontraría la muerte.

«Ellos llegaron y dejaron las bolsas en el apartamento, pero dejaron la puerta entreabierta porque le iban a pasar algo a un vecino cuando sucedió la tragedia», narró su hermano.

Isaac continuó explicando que, según la versión que aportó un pintor del edificio, este vio cuando tres jóvenes «bien vestidos y educados» dieron las buenas tardes e ingresaron al lugar.

«Los tres subieron al segundo piso, pero uno de ellos se devolvió y como notó la puerta entreabierta quiso entrar a la fuerza», dijo.

Fue entonces cuando su objetivo se percató del hecho y trató de cerrar la protección.

La situación originó un forcejeo entre él y su verdugo, quien enfurecido por no poder entrar, le propinó un primer impacto de bala en el pecho y un segundo en el estómago.

«Pedrito caminó unos pasos hasta la cocina, pero ahí cayó muy malherido», explicó Isaac.

Los delincuentes huyeron en una camioneta Blazer color vinotinto.

Mientras tanto, Pedro fue llevado hasta el Hospital Clínico donde ingresó sin signos vitales.

Trabajador intachable

Compañeros de McDonald’s, en donde «Pedrito» laboró por más de un año y recientemente había sido escogido como empleado del mes, asistieron a la fiesta navideña organizada por la empresa la noche de su muerte.

Allí le rindieron un homenaje acompañado de un minuto de silencio luciendo unos brazaletes con su nombre y posteriormente procedieron a marcharse.

«Era un amigo muy servicial, atento y preocupado por su trabajo, siempre trataba de aprender lo que más pudiera y lo hacía con amor».

Fueron las palabras de uno de sus compañeros de trabajo quien prefirió no dar su nombre.

A Pedro Gabriel «Le gustaba escuchar música y ver películas, exigimos justica por su muerte porque el era una persona inocente».

Delincuencia desbordada

El hampa se ha dado a la tarea de no conforme con despojar de las pertenencias a sus víctimas o robar dentro de una casa asesinan a personas inocentes que en la mayoría de los casos se oponen al robo.

Pedro Gabriel se suma a la larga lista de muertes violentas del 2014 por oposición al robo.

Efectivos de la policía científica están sobre la pista de los homicidas. Entrevistan testigos e investigan a delincuentes del sector.

«Pedrito» como cariñosamente era llamado el infortunado joven será enterrado con el uniforme del trabajo que amaba.

Fotos: Diego Graterol

Comente