Linchamientos: una moda peligrosísima

1927_foto-principal_01
14 de abril, 2016 - 1:28 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Las agresiones grupales son vistas como sicariatos y no como linchamientos por las autoridades policiales

Fotos: Agencias

Hace unos años los linchamientos se cometían contra personas que habían cometido delitos atroces, como violaciones de niños y personas con discapacidad

Maracaibo — Con el anuncio realizado por la fiscal general de la República Luisa Ortega Díaz donde reconoció que en lo que va de año se han ejecutado 24 linchamientos queda evidenciado que el castigo a los crímenes se está realizando con otro crimen.

Hay que recordar que en la presentación de su informe anual de gestión ante el Parlamento, en febrero, la fiscal general venezolana, Luisa Ortega Díaz, calificó como «preocupante» la tasa de homicidios de 58,1 por cada 100 mil habitantes en 2015, que equivale a 17.778 personas asesinadas.

Policías se lavan las manos

Una fuente del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) que «el silencio de los perpetradores y la complicidad de las comunidades, suele obstaculizar las pesquisas; por lo que subrayó estos casos son tomados como sicariatos como tal y no como linchamientos».

De igual manera, afirmó que «nosotros llegamos al sitio y si podemos actuamos porque a veces la gente anda muy violenta y podemos llevar hasta nosotros si nos metemos, así que esperamos hasta que bajen los ánimos y actuamos. Muchas veces no hay nada que hacer».

Dijo que «en estos linchamientos quedan impunes los actuantes porque es muy difícil determinar a los responsables».
A manera de reflexión cabe recordar aquel viejo truco que usa el ladrón para despistar y evitar la persecución de la policía sale corriendo y gritando ¡ahí va el ladrón!… ¿Qué usted que haría si alguien grita en la calle que usted es un ladrón y la gente comienza a golpearlo sin motivo?

Zulia

En el Zulia son varios los linchamientos que se han realizado:

17 de marzo

Dos muchachos llevaban sometido a un taxista, y cuando iban por la urbanización Sabaneta, al este de Maracaibo, el trabajador decidió que no iba darles nada  y decidió estrellar su auto contra un poste de electricidad. Vino una turba y les quitaron la vida a golpes y palazos. Los ultimados respondían a los nombres de Jesús Alejandro Martínez, de 18 años, y Ángel Gabriel Pérez Jiménez, de 15.

21 de marzo

Johana Beatriz Maldonado, de 33 años, fue asesinada y posteriormente carbonizada dentro de una vivienda al oeste de la ciudad. Autoridades investigan un posible linchamiento por parte de vecinos del sector, pues la mujer fue señalada como «roba olletas» para mantener su vicio.

26 de marzo

Residentes de la urbanización La Pionera, al oeste de Maracaibo, lincharon y prendieron fuego a los tres jóvenes: José Mercado, Jairo Portillo y Juan Caballero, al confundirlos con ladrones. Señalaron a dos oficiales policiales, a una mujer y a un vigilante.

28 de marzo

Los cuerpos de dos jóvenes aparecieron en El Malecón ahogados. Presentaban fuertes traumatismo. Las investigaciones arrojaron que la comunidad los linchó por ladrones y los lanzaron al agua.


Caracas

En la capital venezolana también se conocieron a través de las redes sociales los videos que mostraron estos linchamientos:

4 de abril

Un supuesto ladrón fue sometido por vecinos de Los Frailes de Catia, jurisdicción del Distrito Capital. El hombre luchó por no caer a la acera, se levantó tambaleante, pero luego cae, mientras unas llamas brotan de su gorra y franela. Según el parte de las autoridades murió tiempo después. Tenía 17 años.   

6 de abril

Roberto Josué Fuentes Bernal (42), fue trasladado por una comisión de Polisucre hasta el hospital Domingo Luciani en El Llanito y falleció en el hospital Pérez Carreño. Fuentes «se encontraba en el referido lugar cuando fue señalado de haber cometido un robo. Posteriormente, un grupo de personas le habría propinado varios golpes, incluso con objetos contundentes, y luego lo rociaron con gasolina y lo quemaron», detalló la Fiscalía.

Qué dice la Ley

El Código Penal venezolano en su capítulo VIII habla de la prohibición de hacerse justicia por sí mismo, dice:

Artículo 270. El que, con el objeto solo de ejercer un pretendido derecho, se haga justicia por sí mismo, haciendo uso de violencia sobre las cosas, cuando podía haber ocurrido a la autoridad, será castigado con multa de doscientas cincuenta unidades tributarias (250 UT o 44.250 Bs.) a dos mil unidades tributarias (2 mil UT o 354 mil Bs.).

Si el culpable se valiere de amenaza o violencia contra las personas, aunque no haya empleado violencia sobre las cosas será castigado con prisión de uno a seis meses o confinamiento de tres meses a un año.

– Si la violencia se ha cometido con armas, será castigado con el duplo de la pena establecida.

– Y si resultare cometida lesión corporal o algún otro delito, será castigado con la pena correspondiente a estos hechos punibles.

– Si el hecho no fuere acompañado de otro delito enjuiciable de oficio, no se procederá sino a instancia de parte.

Roberto Briceño León

Sociólogo y criminalista. Profesor de la Universidad Central de Venezuela y Director del Observatorio Venezolano de la Violencia «El linchamiento es la pena de muerte, solo que sin el proceso judicial legal y sin el tercero que la ejecute. La acción se esconde en la actuación colectiva; en este caso el anonimato no se logra con la acción del verdugo de rostro cubierto, no se esconde tras la máscara, sino tras el anonimato que proporciona la colectividad».

Aseguró que: «El linchamiento en Venezuela ha aumentado de una manera impresionante por el desespero de las personas y porque ha aumentado mucho más también la acción delictiva, porque hay más delincuentes».

Para Briceño León tampoco existe una respuesta al problema delictivo por parte del sistema judicial que castigue efectivamente a los que resulten culpables de robos, secuestros u homicidios, «impunidad que ha degenerado en un aumento de la violencia y la inseguridad al establecerse en un 90% de los casos».

No obstante, el sociólogo apunta como una responsabilidad compartida esta impunidad. «Este tipo de comportamientos se ha incrementado desde que los juicios orales entraron en vigencia hace 16 años. Los testigos se cohíben de declarar frente al agresor, de señalarlo y quedar después expuestos a una inminente represalia del maleante».

Hace unos años, señaló Briceño León, los linchamientos se cometían contra personas que habían cometido delitos atroces, como violaciones de niños y personas con discapacidad. «Esto cambió, más de 60% los aprueban. El hartazgo, desesperación y angustia y la ausencia de Estado en la tarea de proteger a las personas, hacen que la sociedad reaccione fuertemente, y el resultado es una sociedad más violenta».

Habló el defensor

A través de su cuenta de Twitter el defensor del pueblo Tarek William Saab recalcó que: «Ante el despreciable asesinato vía #LINCHAMIENTO del chef venezolano Roberto Fuentes, quien fue quemado vivo al confundirlo con 1 ladrón, ratifico como defensor del Pueblo mi absoluta condena a esta execrable práctica de matar bajo la excusa de «justicia por mano propia».

También escribió: «Ayer fue el crimen «por error» de 1 honesto trabajador como Roberto Fuentes, la víctima del linchamiento público, mañana podrá ser otro inocente. Exhorto a las autoridades competentes a detener a los linchadores asesinos del chef Roberto Fuentes y procesarlos por homicidio #DD HH. Es responsabilidad del sistema de justicia -en base a videos y fotos divulgadas- determinar las responsabilidades de linchadores asesinos».

Comente