«Gatillos alegres» asesinaron a pregonero

qpplaceholder
4 de mayo, 2014 - 4:26 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La Cañada de Urdaneta — Luis Guillermo Quevedo Velásquez (35) se encontraba a las 4:30 de la madrugada de ayer en el lugar equivocado, cuando un disparo en el cuello puso punto final a su vida mientras buscaba el café para la venta en casa de una vecina, ubicada en la avenida principal del sector El Rosado. Dora Rincón, esposa del infortunado, narró lo ocurrido: «Él fue a buscar el café para la venta en casa de la vecina, cuando pasó una camioneta haciendo tiros al aire y uno le dio a «Memo».

Dora agregó que al escuchar los disparos se tiró al suelo, cuando volteó la mirada observó a su esposo con las manos en el cuello ensangrentado, «Dora me dieron», fueron las últimas palabras que pudo pronunciar Quevedo antes de caer muerto al piso.

«Memo», quien por más de siete años había dedicado su vida a vender periódicos en una mesita frente a su casa, con su compañera de vida, se agachó rápidamente cuando escuchó los tiros, murió casi instantáneamente.

Comente