Un muerto y tres casas quemadas dejaron el ajuste de cuentas

Ley wayúu: Vengaron muerte de estudiante de la UBV

16a2
26 de junio, 2017 - 9:14 am

El homicidio fue un crimen pasional ya que «El Coco» se enfureció al ver a López bailando con «La Negra», quien había sido su novia

Foto:Cortesía

Maracaibo —Tal y como lo establece su cultura, la ley wayúu actuó y cobró con sangre y esta vez hasta con fuego, el asesinato de uno de los integrantes de su etnia.

El sábado a las 11:30 de la noche un grupo de más de 30 personas, entre hombres y mujeres, se organizaron al mejor estilo de un grupo comando y envalentonados con armas de fuego y pimpinas de gasolina, se dispusieron a buscar  a Kleiver Montero, alias «El Coco», señalado de haber asesinado el pasado 12 de junio a Diego José López Rincón, de 25 años, en el barrio Balmiro León, luego de que lo avistara bailando con «la mujer que le pertenecía» en un sitio nocturno de ese sector.

En respuesta a esto,  12 días después y a bordo de tres vehículos particulares, los López Rincón buscaron a «El Coco».

Precisaron tres viviendas, todas ubicadas en el barrio El Mamón, parroquia Idelfonso Vásquez, según ellos en una de estas hallarían a su presa.

Primero llegaron a su casa materna, allí no lo encontraron, sin embargo, quemaron el inmueble. Luego se apersonaron en una residencia conocida en la zona como Los Soviéticos en donde según testigos, «El Coco» pasaba gran parte de sus días, en esta tampoco estaba e igualmente la incineraron.

Finalmente arribaron a una casa sin número, de la calle 3. En esta consiguieron a una mujer de nombre Karina (tía de «El Coco») y a Manuel Salvador Delgado Villalobos, de 52 años, quien corrió con la peor suerte toda vez que lo asesinaron a golpes y a disparos y acto seguido quemaron también su casa con el adentro.

Pese a los estragos que hicieron, no dieron con su objetivo, por «El Coco» pagaron sus familiares.

Diego López (25), quien era estudiante de Ingeniería en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), fue asesinado presuntamente por «El Coco», en una tasca-bar improvisada, en el sector Balmiro León.

El homicidio fue un crimen pasional ya que «El Coco» se enfureció al ver a López bailando con «La Negra», quien había sido su novia.

Tal y como lo establece su cultura, la ley wayúu actuó y cobró con sangre y esta vez hasta con fuego, el asesinato de uno de los integrantes de su etnia.

Para el momento el homicida sorprendió a la pareja de bailarines a bordo de una motocicleta y tras parquearse apuntando a su víctima exclamó « ¡Te la estáis vacilando ¿no?!»  y luego le disparó en la cabeza, dejándolo muerto en el sitio.

Los familiares del occiso acudieron al sitio y lo trasladaron a su vivienda en el  barrio Chino Julio. Desde el momento juraron que ese crimen «no quedaría así» y la noche del sábado lo certificaron con la sangre derramada

Palabras clave
, ,

Comente