Murió el abuelo Roberto Ramírez

Le remorderá la conciencia a los hijos desgraciados que lo abandonaron

15aa
27 de julio, 2016 - 10:24 am
Haroldo Manzanilla / [email protected]

Tras permanecer más de un mes en el INASS, Roberto falleció a las 10:30 de la noche del lunes

Foto: Wilmer Cubillán

Maracaibo — Invadido por la tristeza y la nostalgia por no tener a su lado a los seres más importantes en la vida, la familia. Así falleció este lunes a las 10:30 de la noche, Roberto Ramírez Machado, de 95 años, el abuelito abandonado por sus hijos el pasado 14 de junio, en el edificio El Javillo III del Conjunto Residencial El Varillal, en Maracaibo.

Alides García, directora del Instituto Nacional de Servicios Sociales (INASS), lugar donde estaba recluido el nonagenario, informó que este murió, debido a una infección respiratoria aguda, según el diagnóstico del médico de ese centro de cuidados.

«Don Roberto comió poco el fin de semana y se le aplicó un medicamento intravenoso porque tenía fiebre», precisó García.

La titular destacó que se comunicó con Yamelis Ramírez, hija del anciano, para informarle sobre el deceso de su padre y preguntarle si asumiría los tramites del sepelio, y esta dijo que sí. Sin embargo, la familiar no se apersonó, sino que envió a su hijo para que realizara las respectivas gestiones.

Asimismo, García señaló que el nieto se dirigió al Hospital Doctor Adolfo Pons para solicitar el acta defunción de su abuelo e indicó que la familia se haría cargo de los gastos del entierro. «También se llamó a una hija que vive en Barinas, de acuerdo a unos números de teléfonos que me dieron en el Ministerio Público y cuando llamé, me indicaron que era número equivocado», dijo la titular.

En este sentido, la directiva aseveró que si la familia no hacía acto de presencia, la institución correría con los gastos de las exequias.

Recuento

El «abuelito» ingresó al INASS, el pasado 15 de junio, luego de que el desalmado de uno de sus seis hijos lo abandonara en la planta baja del edificio donde reside Yamelis Ramírez en El Varillal.
Roberto descansaba en el pasillo del edificio, a su lado permanecía una bolsa negra con toda su ropa, una caja de zapatos en donde guardaba su cartera, un banquito rojo y un pote de lata de leche para hacer sus necesidades. Un habitante lo llevó hasta adentro y al informarle a su hija Yasmeli, esta lo miró y le dijo que no podía tenerlo con ella, pues se iría de viaje.

Casa Hogar

Roberto se mantuvo en estado depresivo durante su poca estadía en la institución, ya que extrañaba a su familia. Su hija Yamelis fue una sola vez a visitarlo, pero no logró verlo y no volvió más al centro.

El abuelo asistió al plan vacacional para adultos mayores en el Círculo Militar y el Hotel Venetur, donde tuvo un día de piscina.

Se conoció que era una persona poco conversadora y muy respetuosa, dormía en la cabaña 8. Trascendió que el señor Germán Correa, de 65 años de edad, quien permanece recluido en el mismo centro, estaba muy pendiente de que a Ramírez no le faltara nada.

 

Comente