Salía de una fiesta

Le destrozaron la cabeza con una piedra

SUC---231016---MUERTO-OSCAR-SANCHEZ---PRADERA-ALTA---A-CHINALEONG-(23)
24 de octubre, 2016 - 2:11 pm
Delsy Fernández / [email protected]

Efectivos del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ), resguardaron la escena del crimen hasta que uniformados del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC)

Foto: Alfredo Chinaleong

Maracaibo — La madrugada de ayer fue la última fiesta y los últimos tragos que Oscar José Sánchez (25) pudo disfrutar. Dos delincuentes le cegaron la vida propinándole múltiples golpes y rematándolo con una piedra gigante en la cabeza.

El hecho ocurrió a las 5:00 de la mañana en la invasión Sol de Maracaibo del sector Pradera Alta, cerca de las caballerizas, en la parroquia Francisco Eugenio Bustamante.

Según manifestaron los vecinos de la zona Sánchez salió de su hogar, ubicado a dos cuadras del lugar donde fue asesinado, aproximadamente a las 9:00 de la noche a una fiesta. Cuando eran la 1:00 de la mañana, su esposa, Mileidy Bernal, lo fue a buscar pues se encontraba sola en el rancho con sus cuatro hijos, pero su esposo no quiso retornar. La mujer se devolvió.

Posteriormente, cuatro horas después; a las 5:00 de la mañana decidió salir de nuevo a buscarlo, al dar unos cincuenta pasos vio a dos hombres observando un cadáver a orillas de unos matorrales, la curiosidad se apoderó de ella y al acercarse se percató de que se trataba de su esposo.

La evidencia quedó a su lado

Una piedra gigante cubierta de sangre lo acompañaba, estaba boca arriba lleno de sangre y con la cabeza destrozada. A escasos metros se pudo observar un camino de sangre, por lo que se presume que lo golpearon cerca del lugar donde fue encontrado. Al parecer la víctima se enfrentó a los sujetos para defenderse, pues tenía su franela amarrada en un brazo y sus manos quedaron empuñadas.

Efectivos del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ), resguardaron la escena del crimen hasta que uniformados del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), realizaron el levantamiento del cuerpo y lo llevaron a la morgue forense local.

Trascendió que la víctima deja cuatro hijos y se ganaba la vida vendiendo frutas, hortalizas y haciendo cualquier «marañita». Su esposa entre gritos manifestó que le robaron la cartera, un reloj y 10 mil bolívares en efectivo.

Comente