Ladrones enfrentaron al CICPC y cayeron abatidos

1242_22A
2 de mayo, 2014 - 1:12 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Ana Moreno

En un careo con funcionarios del CICPC, los antisociales Alejandro Ramón Viloria Colina de 34 años y  Miguel Ángel Castillo López de 22 años, cayeron abatidos ayer en la tarde en un taller mecánico ubicado en la avenida principal de Milagro Norte, donde tenían encaletada una camioneta Chevrolet, tipo pick up, placas 495VBA, que en horas de la mañana habían despojado a un ciudadano al oeste de la ciudad.Los dos antisociales fueron localizados en una cauchera en Milagro Norte, donde hicieron frente a la comisión policial

Maracaibo — Tras labores de búsqueda e inteligencia, agentes pertenecientes al eje de robo del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) lograron dar con la ubicación de una camioneta robada que tenían, presuntamente, «enfriando» dentro de un taller en la avenida 21 de Milagro Norte.

A las dos de la tarde de este jueves la comisión policial llegó a la cauchera El Primo, dos sujetos lograron avistar a los efectivos, saliendo al paso con sendas armas de fuego, enfrentándose a los funcionarios.

Alejandro Ramón Viloria Colina, de 34 años de edad, desenfundó su pistola marca FM, calibre 380 y Miguel Ángel Castillo López, de 22 años, una Tangofolio, del mismo calibre, disparando contra los agentes de la policía científica.

Los localizaron por GPS

En el establecimiento los hombres tenían encaletada la camioneta marca Chevrolet, tipo Pick Up, modelo C-10, de color azul, placas 495VBA, que en horas de la mañana le habían despojado a un ciudadano al oeste de la capital zuliana.

Los antisociales no se percataron de que el vehículo contaba con GPS (Sistema Satelital de Posicionamiento), por lo que el trabajo de los cuerpos de seguridad resultó rápido y eficaz a la hora de dar con la unidad y los delincuentes.

Colina y López recibieron varios impactos de bala durante el intercambio de disparos. En una patrulla ambos fueron trasladados hasta el Hospital Adolfo Pons, donde ingresaron sin signos vitales.

Vecinos, curiosos y familiares de los sujetos se conglomeraron en la calle 41 con avenida 21 del referido sector, para averiguar lo que había sucedido. Ante la presencia de la multitud, los funcionarios lanzaron dos bombas lacrimógenas  en el sitio para dispersarlos y lograr resguardar la escena del crimen.

Uno de los clientes de la cauchera resultó detenido durante el procedimiento.

Las autoridades no descartan que se trate de una banda organizada dedicada al robo de vehículos, y que otros se hayan evadido.

Comente