La «pelona» se mudó a Machiques

1345_5_01
15 de agosto, 2014 - 2:51 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Ya son ocho los muertos que suma el municipio en lo que va de mes bajo la misma modalidad del sicariato.

Machiques de Perijá
— La desgracia y la desidia siguen tocando el municipio Machiques de Perijá. Esta vez dos «motogatilleros» asesinaron a Ánthony José Becerra Corona, un joven de 22 años de edad, al momento que se trasladaba en su moto rumbo al balneario Kunana junto a su novia a las 7:30 de la noche del miércoles.

Becerra Corona iba en su motocicleta junto a su novia cuando les llegaron dos sujetos a bordo de una moto. A ella le dijeron que se bajara de la unidad y al desembarcar escuchó ocho impactos de bala que acabaron con la vida de su pareja.

Los maleantes no conformes con ver el cuerpo tendido en el pavimento agarraron la motocicleta propiedad de Becerra Corona, la cual tenía poco tiempo de uso y se la llevaron.

Al lugar se trasladaron los  efectivos de la Policía de Machiques (Polimachiques) quienes resguardaron la escena del crimen hasta la llegada de los sabuesos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), quienes colectaron las evidencias que pudieran dar con los responsables de este hecho.

Doble luto

Trascendió que Ánthony  era el único hijo que quedaba vivo en este grupo familiar. Su hermano menor había muerto decapitado durante un accidente de tránsito hace cuatro años.

Su madre Thaís Corona, enfermera del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), se consumía de dolor la mañana de ayer a las afueras de la morgue forense de LUZ, mientras esperaba la entrega del cuerpo.

De Ánthony se conoció que vivía junto a su abuela en el sector San Benito y trabajaba en el sector Palo Blanco cuidando caballos de paso. Asimismo, trascendió que dejó dos hijos en la orfandad.

Este es el asesinato número ocho en Machiques de Perijá en los últimos 9 días trascurridos de agosto.


Los gritos de dolor por la pérdida de Ánthony estremecieron ayer la morgue forense de LUZ

Fotos: Diego Graterol

Comente