Hospital Noriega Trigo de luto por el fallecimiento sorpresivo de su director

1635_22A
12 de junio, 2015 - 5:52 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Trabajadores atribuyen notables avances durante su gestión. Sus restos serán velados en la capilla Mansión Apostólica, en Maracaibo

Foto: Cortesía

En horas de la tarde de ayer, fueron suspendidas las visitas y consultas en esa casa de sanación, Guerra falleció silente en su oficina

San Francisco — Ayer en horas de la mañana los galenos, trabajadores y usuarios del Hospital Manuel Noriega Trigo, fueron sorprendidos por la partida inesperada de su director Dr. Eliutt Guerra. La tristeza y la incredulidad se sentía en los pasillos y áreas del recinto hospitalario; y no es para menos, cuando minutos antes éste había ofrecido una charla a los médicos donde agradecía la confianza depositada en su gestión para lograr, entre muchas otras cosas, la reestructuración del área de cirugía.

El galeno, de 68 años, era oriundo de Irapa, estado Sucre, pero desde muy joven se radicó en el Zulia para cursar estudios de medicina en la Universidad del Zulia, los cuales logró con honores.

Luego realizó estudios de postgrado en cirugía, área que lo destacaría para ganarse por la vía del concurso el cargo de médico adjunto en el Hospital Coromoto. Seguidamente en el año 1988 ingresa al nosocomio sureño, donde se le asignó la jefatura del servicio de cirugía y gracias a su loable e impecable trabajo lo nombran director en el año 2005.

Gestión impecable

Guerra, según lo describen los trabajadores del hospital, era un hombre incasable, íntegro, humano, trabajador, honesto y un sinfín de adjetivos que sin duda lo colocan como uno de los hombres de referencia en la administración del sector salud.

Murió «con las botas puestas», literalmente, murió trabajando; y es que Guerra nunca dejaba de asistir a su puesto de trabajo a realizar lo que sabía hacer: servir al prójimo.

Muchos fueron los sueños que logró concretar para el bienestar de los usuarios y trabajadores, entre estos destacan la puesta en marcha de la unidad de diálisis, la reestructuración de la emergencia de adultos, RX, la ejecución de la Misión Milagro, la inauguración del área de imageneología, la unidad de terapia intensiva neonatal, entre otras obras.

Nubia Cepeda, subdirectora médico docente de la institución, comentó aún afligida que el Dr. Guerra era un ejemplo a seguir no solo para las nuevas generaciones, sino para todos los que conocieron de su calidad humana.

Agregó que durante su gestión logró instaurar los postgrados de ginecología, cirugía, medicina interna, pediatría, trauma y neonatología garantizando enseñanza a cientos de nuevos profesionales de la medicina.

El Dr. Guerra murió a consecuencia de una hemorragia esofágica mientras se encontraba en su oficina.

Comente