Le dio un tiro de escopeta por celos

Drama pasional: Asesinó a su mujer frente a sus tres hijos pequeños

SUC - 191116 - HOMICIDIO YUSNEIRI PARDO - REVANCHA - W CUBILLÁN (3)
19 de noviembre, 2016 - 8:49 am
Delsy Fernández/[email protected]

Bajo el estruendoso aguacero que cayó la madrugada de hoy en Maracaibo, los efectos del alcohol y los celos, fue asesinada por su esposo una ama de casa y madre de tres infantes.

Foto: Wilmer Cubillán

Maracaibo – Un nuevo feminicidio  estremeció a Maracaibo a las 3:00 de la mañana de hoy. Yusneiri Hetilvia Pardo Nava (23), se encontraba en su residencia, ubicada en la calle 79 P1, con avenida 108K, del barrio La Revancha en compañía de sus tres pequeños hijos, su esposo Javier Alberto Álvarez Luque (30), su madre, un amigo de su esposo y varios vecinos, celebrando el cumpleaños de su progenitora cuando decidió bailar con el amigo de Álvarez. La situación originó los celos de su pareja y de inmediato se inició una turbia discusión delante de todos.

Los presentes se marcharon, el licor se había acabado y la música que sonaba a todo volumen al son del vallenato fue apagada. El hombre, su mujer y los tres niños se metieron a la habitación en la que todos dormían, y allí, tras continuar con la discusión por el reclamo de que Yusneiri había bailado con el amigo que el propio Javier había invitado a la celebración, la lanzó a la cama y le disparó en la región intercostal derecha con una escopeta calibre 12 sin marcas ni seriales visibles. Todo ocurrió delante de los pequeños de 7, 3 años y el infante de apenas 4 meses de nacido.

«La maté, la maté»

Cuentan los vecinos, que tras escuchar el disparo, salieron de sus hogares a ver qué había sucedido, encontrándose a «El Pao», como es apodado Álvarez, en medio de la arenosa cuadra, con las manos llenas de sangre sobre su cabeza y exclamando «La maté, la maté. Yo no quería matarla, pero se me disparó sin darme cuenta».

Los vecinos de La Revancha trataron de socorrer a la mujer, quien quedó tendida boca arriba, sobre su cama, llena de sangre, pero el esfuerzo fue en vano. Había muerto instantáneamente.

Ni el polvo

«El Pao», según cuentan los vecinos pidió ayuda, corrió hasta la avenida para buscar un vehículo que pudiera trasladar a su esposa, pero al comprobar que se había convertido en un feminicida huyó de inmediato. De él no se sabe nada, se desconoce su paradero. Efectivos de la policía científica lo buscan intensamente.

«No le voy a perdonar a mi papá que haya matado a mami»

Tras el espeluznante asesinato, los tres menores fueron llevados a casa de un vecino, los dos mayores se encontraban en shock, lloraban sin cesar. El niño de siete años repetía «No le voy a perdonar a mi papá que haya matado a mami. Tenía la mirada perdida, como escapando de lo que había sucedido» Manifestó un vecino, quien pidió el anonimato. Los tres pequeños fueron entregados a sus abuelos maternos, quienes llegaron al sitio tras conocer la noticia.

La golpeaba constantemente

«La golpeaba cada vez que estaba borracho. Sin motivos. Nadie puede hablar mal de La Cachaca- como era llamada Yusneiri- , siempre fue una buena madre y esposa. Él era un celoso compulsivo», Aseguraron sus vecinos.

Trascendió que el asesino es vigilante de algunas casas del sector y su esposa y víctima era ama de casa,  algunas veces colaboraba en el hogar limpiando casas y planchando ajeno. Asistía a una iglesia cristiana en donde, según sus vecinos, pedía a Dios porque la conducta de su esposo algún día cambiara.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente