Expertos identificarán al niño descuartizado

1553_24 abrir B-EU (2)
18 de marzo, 2015 - 5:44 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Luego de analizar las evidencias el cuerpo sería entregado para ser enterrado en Colombia

Foto: Edwin Urdaneta

Los peritos se encargarán de comprobar si en realidad la osamenta hallada en una fosa privada del cementerio de Encontrados corresponde al pequeño, dado que la ropa, para los expertos, es transferible. Los restos mortales del menor —en caso de ser positiva su identificación— podría ser entregado a su madre el fin de semana para ser trasladado a Colombia para darle cristiana sepultura

Sur del Lago — Los restos de Luis Fernando Lambertínez Calvo, de 10 años, asesinado en cautiverio por la expareja de su mamá al Sur del Lago de Maracaibo, serían entregados el fin de semana o quizá el lunes, por parte del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) subdelegación San Carlos de Zulia, toda vez que un equipo de antropólogos y odontólogos provenientes de Caracas, comprueben si en realidad la osamenta hallada corresponde al pequeño, dado que la ropa, para los peritos, es transferible.

Así lo pormenorizaron fuentes del CICPC en la subregión cuyos funcionarios fueron quienes localizaron los restos dentro de bolsas plásticas negras con la ropa de Luis Fernando, en una fosa privada del cementerio de Encontrados, municipio Catatumbo.

Incluso los expertos capitalinos deben certificar si la muerte del infante realmente fue por descuartizamiento o por asfixia mecánica, debido a que los restos estaban casi desechos, por lo que no se puede adelantar la causa.

Así va el dato

Dayana Portillo, la expareja de Beatriz Calvo, madre del pequeño encontrado como osamenta, solicitó desde teléfonos públicos de Santa Bárbara de Zulia el rescate.

Nunca testificó que había sido la responsable del crimen, por cuanto confesó todos los hechos a una hermana y su madre, pese a la fuerte presión de los organismos judiciales. Fue capturada paradójicamente el 14 de febrero, día del amor.

Está recluida en la sede del Grupo Antiextorsión  y Secuestro (Gaes) en El Vigía, municipio Alberto Adriani de Mérida, sin embargo, será juzgada en el tribunal tercero de Santa Bárbara de Zulia. De hecho, esta misma semana comienzan las audiencias.

El colectivo que opina sobre el caso le daría como mínimo, la pena máxima, a quien provocó el dolor que envuelve a familias de Colombia y Venezuela.

Se conoció de manera extraoficial que Beatriz decidió dejarla porque Dayana le quitó tres millones de pesos. A raíz de esto, la relación terminó. Presumen que la asesina tomó venganza con el único hijo varón de su ex. Aprovechaba que Luis la llamaba tía y tenía fácil acceso a «Luchito», como le decían al niño.

Tanta era la confianza generada que los maestros permitían a Dayana retirarlo al salir de clases.

Luchito cursaba cuarto grado en la escuela La Esperanza. Un compañerito vio cuando lo abordaban en la Eco Sport color negro.

Elementos como alevosía y premeditación forman parte de los elementos de convicción que incidirán en la decisión de la pena de quien causó la más dramática de las muertes del último lustro en la subregión del Sur del Lago.

Comente