Enfermeras protestaron en el Chiquinquirá

1106_5_01
7 de diciembre, 2013 - 11:55 am
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: DF

Maracaibo — Con pancartas, pitos, matracas y consignas, más de 60 enfermeras agremiadas protestaron dentro de las instalaciones del Hospital Chiquinquirá en horas de la mañana de ayer en apoyo a sus colegas Nereida Torres y Claudina Salas, luego de que el juez Francisco López tomara la decisión de enviarlas a los calabozos de Polisur, por presuntamente haber participado en el plagio de tres neonatos el pasado domingo en la noche.

«Cuidamos pacientes, no somos delincuentes», «Nereida y Claudina somos todas», «somos enfermeras, no secuestradoras», eran las consignas que las uniformadas gritaban a todo pulmón en defensa de sus compañeras.

Naida Torres, hermana de Nereida, manifestó que su hermana es una «profesional intachable con más de 23 años de experiencia y es incapaz de cometer un acto así», agregó que su vivienda fue allanada por efectivos del Sebin, «no le encontraron nada, su única culpa es haber estado de guardia ese día, porque es totalmente inocente», aseguró Naida.

Por su parte, Nora Feria compañera de labores de Claudina, manifestó que ésta cuenta con más de 27 años de experiencia en la carrera de Enfermería. «El día del rapto su mamá tenía 20 días de muerta y ella está recién operada de vesícula y sin embargo, así vino a trabajar para no dejar a su compañera sola en la guardia, las dos son inocentes».

Sin querer entorpecer las investigaciones

Las más de 60 enfermeras concentradas dentro del centro hospitalario, aseguran no querer entorpecer las investigaciones respectivas del caso, pero aseguran que protestarán hasta que «se haga justicia y le den libertad a nuestras compañeras inocentes».

Falta de políticas

Al ser consultadas sobre la presencia de Luz Dery Otero Sandoval —la falsa pediatra que se llevó a los niños—, las agremiadas aseguraron que en el hospital no se cumple con una política de presentación por parte del pediatra de guardia o la dirección del centro de salud para con las enfermeras. «Aquí puede llegar cualquier pediatra y no se nos presenta, simplemente cumplimos las órdenes», expresaron.

Asimismo resaltaron que la directora del hospital, Luisa García no les ha prestado el apoyo moral a las dos detenidas, y por el contrario «las entregó a las autoridades como si fueran dos delincuentes».

Señalaron que solo colocan dos enfermeras por piso y no se dan abasto para tanto trabajo, dijeron que el día del rapto habían 34 parturientas y 17 neonatos. «No nos damos abasto y aparte no nos dan los insumos necesarios para trabajar y nuestro cubículo está situado lejos de las habitaciones de los pacientes».

Ministerio Público logró privativa de libertad

El Ministerio Público logró privativa de libertad para Luzdary Otero Sandoval (colombiana), a las enfermeras Nereida Torres y Claudina Salas, además de Ismelda Martínez y María Castellanos por su presunta vinculación con el rapto de tres recién nacidos, la noche del pasado domingo en el Hospital Chiquinquirá.

Imputaron a las damas por presuntamente incurrir en los delitos de trata de niños y niñas, y asociación para delinquir. Otero Sandoval fue imputada por usurpación de funciones y trato cruel.

El tribunal 6º de control del Zulia, con base en los elementos de convicción expuestos por las representantes del Ministerio Público, dictó medida privativa de libertad para las cinco mujeres y fijó como sitio de reclusión para Otero Sandoval el Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas El Marite; mientras que las cuatro restantes serán recluidas en la sede de la Policía Municipal de San Francisco.

Comente