El dolor de Danith llegó a su límite

1847_21B-1
16 de enero, 2016 - 3:49 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El dolor, la pena y la rabia, son los sentimientos que estaban a flor de piel en los familiares de la víctima

Fotos: Wilmer Cubillán

Maracaibo —
Desde que se enteró que su hijo menor, Freidy Eduardo Castro Zabala, había sido asesinado en las adyacencias del Liceo Rafael María Baralt, su madre Danith, no ha podido encontrar el consuelo y el descanso para su dolor.

El triste suceso que marcó la historia de la vida de cada uno de los que amaban al joven liceísta aún no termina, pues olvidar el desagradable momento se ha tornado en el lado más inquietante y tenebroso del entorno familiar, y llevarlo a su última morada, agrava la dolorosa pena.

El dolor de recordar

Mientras el equipo de QUÉ PASA estaba en la casa donde estaba siendo velado, se pudo conocer que en el momento de los hechos se econtraban junto a Freidy se encontraban seis estudiantes: cinco jovencitas y otro adolescente, quienes presenciaron los últimos minutos de vida del occiso.

Cuando estaban frente al féretro, recordaron cómo sucedieron realmente los hechos, mientras que la zozobra y el miedo hacían estragos en la memoria de las dos menores.

Buscaban algo más

«Los asesinos no solo iban por las pertenencias de mi primo. La frase de, vos sabéis lo que queremos, nos hace presumir que querían violar a lasmuchachas quienes estaban en ese momento». delcaró Norbelis Mejías.

Asimismo, enfatizó que todas las jovencitas fueron amenazadas por los asesinos y que ninguno de ellos, conocían al tal «Job» y que nunca lo habían visto en el liceo.

Última morada

Cientos de personas, entre familiares, amigos, vecinos y cuerpo docente de la institución donde ocurrió el suceso, acudieron acompañar a Freidy a su última morada, donde se enterraron las ganas de prosperar en la vida «de un gran ser humano», como lo destacó una vecina quien no quiso identificarse.

Las lágrimas no suavizaron los sentimientos encontrados por la muerte del menor. Exigen a las autoridades competentes y al Gobernador que se «hagan cargo de quienes asesinaron al joven estudiante, ya que la inseguridad que reina en el pais, está acabando con los sueños y metas de muchos jóvenes mientras destrozan y acaban con la existencia  familiar». El sepelio del joven fue en el cementerio de Santa Cruz de Mara.

«El Job» es el presunto homicida de Freidy Eduardo Castro Zabala

Comente