Dueños de guardería están libres y padres del niño muerto piden justicia

qpplaceholder
27 de octubre, 2015 - 2:24 pm
Redacción Diario Qué Pasa

San Francisco ― A solo dos días de haber despedido al pequeño Alexander de Jesús Guanipa Calderón, de 18 meses de edad, en el cementerio San Francisco de Asís en el municipio San Francisco, sus padres y familiares están sin consuelo por la irreparable pérdida.

La tragedia que llegó a la vida de Dulce Calderón y su esposo el pasado viernes, luego de conocer que su primogénito había muerto en extrañas circunstancias en la guardería «Morada de luz y saber», se hace mayor al conocer que los propietarios y encargados de dicha institución quedaron  libres y al parecer sin responsabilidad alguna sobre el caso.

Los dolientes del pequeño, quienes piden justicia, ante lo que ellos califican como «negligencia pura».  Ante la posibilidad de que el caso se cierre, los dolientes se dirigirán a la Fiscalía del Ministerio Público para exigir respuestas sobre la muerte del infante.

Destacaron que existe un grupo de allegados a los dueños de la guardería que comenzaron a recoger firmas para alegar que la madre del niño era irresponsable y que no atendía a los supuestos llamados de atención de la dirección del hogar de cuidado diario.

Ilegalidades

De manera contundente, la madre de 20 años desmintió esas aseveraciones y señaló que esas personas están buscando «tapar las irregularidades de la institución», que van, según ella, desde la ilegalidad de la guardería, hasta permitir que un hombre (esposo de la dueña) atendiera y diera los cuidados a los niños.

«Me mintieron, cuando inscribí a mi hijo hace dos semanas, la dueña (Aisly Suárez) me mostró una carpeta con unos papeles para hacerme creer que estaban registrados y legales; además no tenían personal, solo trabajaban su esposo y una hija menor de edad  y para colmo se iban a comprar a Mercal y dejaban a los niños solos cuando estos dormían», recalcó.

Sin respuestas

La joven madre reiteró que por necesidad llevó a su pequeño a ese lugar para poder iniciar sus estudios de enfermería, dado a que su madre había tenido una quemadura en su mano y no podía cuidar al menor.

El equipo reporteril de QUE PASA se trasladó a la sede del sitió del suceso para conocer más detalles de lo sucedido pero la guardería signada con el número 49C-93, del barrio 24 de julio de la jurisdicción sureña estaba totalmente cerrada.

Comente