Dolor y consternación en velorio de Freidy

1846_ABRIR (1)
15 de enero, 2016 - 3:28 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Familiares, amigos y vecinos se acercan para darle el último adiós a Freidy Eduardo Castro Zabala

Foto: Wilmer Cubillán

En la conciencia de sus asesinos quedarán el dolor de una madre, la vida truncada de un adolescente y las ganas de progresar de este jovencito, quien —próximo a cumplir 15 años— ya tenía en su plan de vida forjado: ser militar. Ayer, familiares y amigos de Freidy Castro velaron su cuerpo. El sepelio se realizará hoy en Santa Cruz de Mara. Las autoridades tienen dos detenidos por el caso, mientras el alias de «El Job» suena fuertemente como el de su asesino

Maracaibo — El dolor, la impotencia y la rabia son los sentimientos encontrados que vive Danith Zabala (44), madre del joven liceísta que fue asesinado el pasado miércoles, en las adyacencias de la Escuela Básica Antonio Guzmán Blanco, para presuntamente robarle su teléfono celular, modelo ZTE.

El sacrificio

La víctima se esforzaba diariamente para ser el mejor estudiante en su liceo y así tener la satisfacción de entregarle a su madre la alegría que le causaba cada vez que ella se dirigía al plantel a buscar su boletín de calificaciones.

«Se levantaba temprano todos los días, a las 5:00 de la mañana para prepararse y luego salir al liceo. Recorría más de un kilómetro —a pie— para llegar hasta la Bomba Caribe, ubicada en las adyacencias del barrio Brisas del Norte, y luego tomar el bus que lo dejara cerca de la unidad educativa», enfatizó.

Su sueño

Freidy deseaba ser militar, al igual que sus hermanos mayores. Pertenecía a una brigada juvenil que funciona cerca de la urbanización La Pícola y era lo que más le gustaba hacer.

Por escasos recursos, Castro no pudo ser inscrito en una institución militar desde su inicio del ciclo básico, pero para este año cuando terminara sus estudios sería inscrito en el liceo militar Rafael Udaneta, en Cabimas.

Época estudiantil

Familiares del occiso recuerdan que el joven fue víctima de violencia varias veces en el plantel donde estudiaba. Su prima, y representante ante las autoridades del liceo, Norbelis Mejía, expresó que «el año pasado varios compañeros de clases golpearon fuertemente a Freidy, mientras pasaba por el lugar donde había una riña estudiantil y lo único que hicieron fue suspender a los culpables».

De igual manera declaró que «a pesar de esos inconvenientes, a Freidy le gustaba ir al liceo. Nunca quiso que lo cambiáramos. Eso no apagó el deseo de salir adelante y su promedio de 18 puntos, habla por sí solo».

Investigaciones oficiales

El comandante del CICPC, Daniel Landaeta, declaró que los presuntos homicidas son exalumnos del antes mencionado plantel.

De igual manera recalcó  que uno de ellos está detenido en el CICPC —extraoficialmente se señala a alias «El Job»—, mientras que su compañero sigue escondido pero que ya tienen todos sus datos para realizar el proceso de captura y enjuiciamiento.  La autoridad oficial no quiso dar nombres de los supuestos asesinos ya que su mayoría de edad está por confirmarse.

Queremos justicia

Danith Zabala desea de «todo corazón que la justicia, tanto divina como la terrenal, se haga presente en el asesinato de hijo».

«A pesar de sentirme devastada por los hechos, pido a las autoridades competentes a que tomen carta en el asunto porque así como mataron a mi hijo para robarle un potecito, así muchos padres lloran la muerte de sus hijos porque la delincuencia está acabando con los sueños de nuestros pequeños», expresó.

El sepelio de Freidy Castro se hará el día de hoy, a las 11:00 de la mañana, en el cementerio de Santa Cruz de Mara.

Autoridades del colegio cerrarán el plantel por 10 días para buscar solución al problema de la delincuencia.


Comente