Las víctimas fueron dos hermanos que compartían en una tasca del sector

Doblete sangriento manchó las calles de Haticos por arriba

15-A
22 de agosto, 2016 - 1:29 pm
Wilson Alvarado / [email protected]

Uno de ellos decidió apostarle a la suerte en un juego del pool. Decidió marcharse sin pagar la deuda y lo golpearon. Un hermano intentó parar los golpes, pero ambos fueron asesinados

Foto: Alfredo Chinaleong

Maracaibo — Lo que sería una noche de diversión, tragos y apuestas culminó con dos hermanos muertos la madrugada de ayer en el barrio 23 de Enero, sector Haticos por arriba, parroquia Cristo de Aranza, de donde no pudieron escapar de la muerte.

Eran las 10:00 de la noche, cuando los hermanos Mario Alberto Bravo Vera (44) y Néstor Javier Bravo Vera (38), ingresaron a la tasca Pa′ Que Luis, ubicada en el mismo sector donde se criaron, sin saber que sería su última parranda.

Mientras los tragos iban y venían, Mario decidió apostarle a su suerte, la cual lo abandonó.

Se «instaló» a jugar pool con un grupo de personas durante la noche. Ante la pérdida en el juego, Mario decidió retirarse de la mesa sin cancelar la deuda, acción que enfureció a sus adversarios —sin identificar—, quienes sin titubeo alguno le cobraron la deuda con su muerte.

Cobranza mortal

Los ganadores de la apuesta, enfurecidos golpearon a Mario sin cesar. En medio de la agresión, Néstor intentó evitar la pelea, pero su cometido no fue logrado. Las botellas, mesas, sillas y disparos comenzaron a volar dentro del recinto.

Las personas, unas 100, que se encontraban en el lugar huyeron despavoridas, mientras que los hermanos fueron apuñalados y tiroteados. Ensangrentados y moribundos corrieron hasta el medio de la calle para escapar de sus verdugos, pero unos disparos adicionales en sus cuerpos acabaron con sus vidas a las 5:30 de la madrugada.

Allí, en la avenida 20D, diagonal a la tasca, amanecieron los cadáveres boca arriba sobre los coágulos de sangre que se esparcieron hasta las aceras, a escasas cuadras de la casa de su madre, con quien residían.

Ambos cuerpos fueron tapados con unas sábanas blancas por el hermano mayor de los hoy occisos identificado como Omar Bravo, quien manifestó que sus hermanos estaban tomando como de costumbre lo hacían en el lugar. «Estaban jugando y una discusión fue lo que ocasionó su muerte», apuntó.

Horas más tardes detectives del CICPC acudieron al lugar para hacer las investigaciones y trasladar los cuerpos hasta la medicatura forense de LUZ.

Despliegue policial

De inmediato los efectivos del CICPC se desplegaron en la barriada, y allanaron la vivienda de un hombre apodado «El Sol», quien presuntamente estaba en la tasca cuando ocurrió el crimen, pero su captura fue imposible; el sujeto no estaba en el sector.

Extraoficialmente se conoció que esa noche era la reinauguración de la tasca, debido a que un hecho similar, donde asesinaron a un hombre apodado «El Puche», hace dos años ocasionó el cierre del negocio.
Además, se rumoró que los nuevos administradores del lugar son un gnb y un oficial perteneciente a las filas de Polisur, versión que no fue confirmada por ningún oficial del CICPC ligado a la investigación.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente