La madre y el padrastro son señalados por los organismos de seguridad como responsables del hecho

¡Despiadados! Niña de tres años fue salvajemente golpeada hasta morir, y al parecer la violaron

Niña
5 de octubre, 2017 - 5:47 pm
Madelein Faría / [email protected]

La llevaron a un centro hospitalario donde ingresó sin signos vitales. Otros tres infantes que integran la familia fueron evaluados para conocer si sufrieron abusos

Foto: Madelein Faría

Maracaibo — Nuevamente ocurre que una infante muere en manos de quienes se supone debían brindarle protección.

La pequeña Johana Carolina Montiel Montiel, de tan solo tres años de edad, murió a causa de las constantes golpizas y el presunto abuso sexual al que fue sometida por su progenitora y su padrastro.

Los degenerados fueron identificados por las autoridades como Yoliber del Carmen Montiel Montiel, de 23 años de edad, y Gustavo Adolfo Ferrer, de 26 años, quienes de inmediato fueron capturados por los organismos de seguridad.

El hecho se conoció luego de que la mujer llevara a la niña al Hospital Chiquinquirá porque, según ella, «se le había caído y no reaccionaba», sin embargo, los galenos que atendieron a la menor determinaron que ingresó sin signos vitales, y además notaron que en todo su cuerpecito tenía hematomas, mordeduras y visibles signos de tortura, además de la sospecha de que fue ultrajada, para lo que esperaban el resultado médico forense.

¡Atrapados!

La coartada no le sirvió de mucho a Yoliber, los doctores rápidamente dieron parte a las autoridades y allí mismo en el centro hospitalario le colocaron «los ganchos» a la desalmada madre, quien para el momento del arresto se encontraba en compañía de la hermana de Gustavo,  y se la llevaro bajo arresto, mientras que a su concubino lograron aprehenderlo en la vivienda de su mamá, ubicada en la calle 96 del barrio La Arreaga, sector los Haticos, parroquia Cristo de Aranza, Maracaibo, donde mismo habitaba la niña con su progenitora.

Ambos fueron trasladados hasta la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), subdelegación Maracaibo, donde permanecen detenidos mientras continúan las investigaciones.

¿Cómplices silentes?

En las afueras de la sede del organismo se encontraba la señora Dilia Ferrer, madre de Gustavo, quien vive justo al lado del inmueble de la pareja; aseguró que su hijo es inocente de lo que se le señala, afirmó que «esa mujer es una loca, ella golpeaba muy feo a esa niña y nunca me dejaba verla» al tiempo que aseguró que su hijo “desconocía que «María» (nombre por el que llaman a Yoliber) le pegaba a la criatura.

«Él fue conmigo anoche (el día del hecho) para una tienda cerca de la casa y cuando veníamos de regreso, un grupo de policías se lo llevó preso por esto».

Acotó además que ambos se conocieron hace tres años aproximadamente y vivían juntos, pero desde hace tres meses se habían separado, sin embargo,  como vivían en casas contiguas se veían todos los días, aunque no convivívan, según ella.

Acotó que Ferrer trabajaba «marañando», no tenía oficio fijo sino que hacía trabajos de vez en cuando en lo que le saliera.

Al preguntárle el  por qué no denunció la situación, aseveró que su hija (la hermana de Gustavo), le pidió que no se metiera en problemas ajenos y que esa no era su hija (refiriéndose a la menor muerta), «ella (Yoliber) acostumbraba a poner música a todo volumen cuando le pegaba a la bebé, pero a lo lejos yo escuchaba el llanto de la muchachita, yo la quería como si fuese mi nieta, desde hace dos semanas no me dejaba verla».

Por otra parte, Daniela Montiel y Maribel Palmar, hermana y vecina de la detenida respectivamente, también llegaron a la sede del CICPC y dijeron desconocer cómo era la convivencia entre la pareja de agresores, pues indicaron que ellas viven en El Moján, vía a Tamare, y no mantenían contacto frecuente con su familiar por lo que no saben como era el trato entre los señalados del crimen.

A salvo

Se conoció mediante fuentes policiales vinculadas al caso, que Yoliber tiene otro hijo de 5 años de edad, fruto de otra relación, quien está bajo el cuido de su familia materna en El Moján, pues desde que nació se lo entregó a sus parientes y no se hizo responsable de su crianza, y por si fuera poco también tiene una bebé de 1 año con Gustavo, con quien repitió la acción, a los 45 días de nacida se la entregó a su abuela materna.

Una comisión de la policía científica se trasladó a la vivienda donde todo sucedió y al parecer se encontraron con que otros tres menores, miembros del mismo grupo familiar, habitan allí, por lo que investigaban si también sufrieron abusos.

Tristeza

El cuerpo de la menor fue trasladado a la morgue forense de Maracaibo, y el trágico suceso ha causado conmoción en la colectividad.

Los vecinos del sector donde habitaba la pequeña Johana afirmaron que su madre siempre la maltrataba, y que muchas veces ni se le veía con ella.

La historia desgraciadamente se repite a escasos días de cumplirse un mes del dantesco crimen de Soriangel Elizabeth Martínez Gutiérrez (2), la niña que fue golpeada por su madre y su padrastro hasta perder la vida, en el barrio 19 de abril, al oeste de Maracaibo.

Palabras clave
, ,

Comente