De un tiro en la nuca matan a estudiante

1102_Tmb-(11)
3 de diciembre, 2013 - 1:50 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Eran las 10:30 p.m. del pasado domingo y la joven estudiante de 5to. año del liceo Baralt, Andrea Amisabay Escobar García, se disponía a guardar las chucherías de la mesita donde las vendía en el frente de su casa, en el barrio Ziruma, cuando llegó «El Chipilito» con un arma en la mano, ella le pidió que la bajara, él por el contrario la amenazó y sin mediar palabras le disparó en la nuca.

Maracaibo — De un certero disparo en la nuca un joven de 15 años de edad, conocido como «El Chipilito», le segó la vida a una adolescente de 16 años de nombre Andrea Amisabay Escobar García. Eran las 10:30 de la noche del pasado domingo cuando la joven estudiante de 5° año del liceo Baralt, acompañada de un primo, se disponía a guardar las chucherías de la mesita donde las vendía en el frente de su casa, signada con el 15F-03, ubicada en el barrio Ziruma, calle 60A, cuando llegó «El Chipilito» con un arma en la mano.

Andrea, alarmada por lo que veía, increpa al sujeto a que guarde el arma, manifestó Aleida González, prima de la víctima en la morgue local, mientras aguardaba la entrega del cuerpo de su pariente. «Ella le decía que guardara la pistola esa, que podía herir a alguien, se lo dijo varias veces, que se le podía ir un tiro», narró la mujer entre sollozos y con la mirada perdida, como buscando respuestas a lo ocurrido. González describió que el joven criminal le dijo a su sobrina: «¿Aja, qué pasa si te agarro y te mato?».

La joven, en medio de su púber inocencia, le contesta con desdén: «Ah, bueno matáme», mientras guardaba las cosas con un poco de indiferencia ante la situación; pero no muy bien terminó de hablar Andrea cuando sonó el disparo y cayó al suelo.

El sujeto huyó de la escena y se encuentra prófugo. Familiares presurosos la llevaron al Hospital Universitario de Maracaibo, donde ingresó sin signos vitales, manifestó ahogada en llanto su madre, Noris García. Andrea practicaba danza y era la tercera de cuatro hermanos. Su cuerpo fue llevado a Paraguaipoa para ser sepultado.

Fotos: Rafael Parra

Comente