Caso Di Pietro: Secuestro o sicariato (y IV)

1281_4_01
12 de junio, 2014 - 12:00 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Señalado como el autor principal del delito. Sin nada que perder despeja las dudas que rondan este «cangrejo» revelando verdades para muchos inesperadas.

Habla Enedixo: «No fue un secuestro, fue un asesinato»

Cuenta Enedixo Urdaneta, en entrevista exclusiva para este rotativo, quien en aquel momento era funcionario activo de la Policía de Maracaibo y que actualmente se encuentra privado de libertad y recluido en una cárcel de Colombia, y con quien conversamos vía telefónica, que la razón principal por la cual se obvió este «pequeño pormenor»  —que ambos tienen el mismo apellido y segundo nombre— es que dos días antes de su entrega voluntaria la banda encabezada por Silverio González e Iván Montiel, fue capturada —en la misma casa de Silverio— llegando a ella, gracias a Daniel Orángel Montiel y se le pagaron a efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) la cuantiosa cantidad de un millón de bolívares, para ser liberados y excluidos del asesinato. Todo esto, dicho por Enedixo pareciera muy lógico, si se analizan con detalles todos los elementos anteriormente expuestos, donde personajes tan importantes en la investigación no fueron tomados en cuenta.

No solo eso, ¿por qué está implicado e imputado el dueño del teléfono —Bernardoni— de donde se realiza la llamada y por qué dejan por fuera del caso a Iván Montiel, que es quien recibe la llamada? Respecto a esto, dice Enedixo, que el señor Bernardoni es víctima de la justicia. Es decir, al darse cuenta de que las víctimas y Bernardoni poseen apellidos italianos, vieron en él la oportunidad de vincularlo con el hecho y buscar notoriedad.

El mismo Enedixo Urdaneta, posterior a su presentación voluntaria en el CICPC, dijo que desde el mismo momento que fue trasladado al retén de El Marite, se enteró  que su cabeza tenía un precio y era de 100 mil Bs., es decir, ese era el monto que estaban pagando para silenciarlo y asegurarse de que no abriera la boca, contara lo ocurrido en el asesinato y se lograra el cometido: Quedar impune y que nadie sospechara lo contrario a lo ventilado por el fiscal Chourio en los medios.

Narra, que tras un atentado que le hicieron en el recinto penitenciario y un disparo hacia  su cabeza, lo dieron por muerto, lo metieron dentro de una bolsa negra, lo lanzaron al basurero del retén y que al despertarse y verse abandonado, vio la oportunidad de resguardar su vida huyendo, aprovechó para irse hasta Colombia, donde —según él— le montaron una trampa funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana pagados,  que actuaron lejos de su jurisdicción de forma  ilegal sembrándole armamento prohibido, fue privado de libertad por el delito de posesión de armamento bélico y llevado a la cárcel de Río Hacha y posteriormente trasladado a otra prisión de mayor seguridad.

¿Por qué Franchelis Velásquez está presa, si todos los elementos que la pueden implicar indican, que no tiene nada que ver en los hechos? Enedixo Urdaneta afirma que la joven no tiene nada que ver en el asunto, que ella estuvo dando declaraciones al CICPC en tres ocasiones diferentes, las veces que fue citada, dice Urdaneta «la asustaban y le exigían que revelara el sitio donde yo me encontraba escondido, bajo la amenaza de que si no colaboraba, la iban a implicar en el hecho, y como ella desconocía el sitio donde yo estaba, no le sabía dar respuesta; creándosele al fiscal Chourio un problema de vacío en los implicados en el caso, y decidió incluirla a ella, en el lugar que me correspondía  a mí» sigue diciendo «yo sabía que la iban a involucrar, porque también soy funcionario y sé, que esas cosas se manejan de esa manera».

De igual forma, el fiscal alega que tienen identificados a los coautores materiales del secuestro, y de, allí la pregunta obligada del premio mil millonario es: ¿Quién es el autor intelectual de este crimen? Ya que el fiscal solo habla de coautores. ¿A quién le podía convenir la desaparición física de esta pareja? ¿Quién pagó 200 mil bs para presentar a Enedixo como el único responsable del asesinato y no a Silverio González e Iván Montiel? ¿Quién pagó el millón de bolívares para que liberaran a la banda, que fue capturada por el CICPC en la casa de Silverio González? ¿Quién ofreció los 100 mil bolívares por la cabeza de Enedixo? ¿Quiénes eran esos «dos sujetos» que tuvieron participación activa en el hecho, y que nunca se revelaron sus nombres, ni fueron imputados, ni citados? Estas han sido las preguntas, que todo el mundo se hace. Enedixo dice: «Ofrecieron 2 millones de dólares para liquidar y desaparecer a los esposos Di Pietro, la persona que prometió el dinero se hizo el loco y no los pagó.

A dos años de la muerte o asesinato de los esposos Di Pietro, los verdaderos culpables están en la calle, libres de culpa y de responsabilidad, los imputados y privados de libertad, algunos están allí sin tener nada que ver en el asunto, simplemente son víctimas necesarias de el gran «cangrejo del año».

¿Quién es el verdadero culpable de este asesinato?

¿Quién es el autor intelectual de este crimen? Ya que el fiscal solo habla de co-autores. ¿A quién le podía convenir la desaparición física de esta pareja? ¿Quién pagó los 200 mil Bs. para presentar a Enedixo como el único responsable del asesinato y no a Silverio González e Iván Montiel? ¿Quién pagó el millón de bolívares fuertes para que liberaran a la banda que fue capturada por el CICPC en la casa de Silverio González? ¿Quién ofreció los 100 mil Bs. por la cabeza de Enedixo?

Fotos: Archivo

Comente