Caso Di Pietro: ¿secuestro o sicariato?

1278_65_01
9 de junio, 2014 - 12:22 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 



Foto: Agencias

A pesar de haber pasado el tiempo, la muerte de los esposos Di Pietro sigue causando conmoción, las verdaderas razones de su muerte aún siguen sin conocerse. Descubramos los vicios que hay en este caso

Los cadáveres dirán su versión de la historia

Han transcurrido dos años de aquel suceso que conmocionó a los zulianos. La mañana del 18 de mayo de 2012 se conoció en los medios locales que una pareja había sido encontrada en las orillas de una playa en Caimare Chico. Los órganos policiales y de investigación se trasladaron al lugar de los hechos a solicitud de los habitantes de la zona. A la distancia podían observarse dos cuerpos inertes, el de un hombre y a 100 metros de distancia podía observarse el de una mujer parcialmente vestida.

Las primeras informaciones arrojaron que podía tratarse de los esposos Salvatore y Teresa Di Pietro, el rumor corrió como pólvora, pues supuestamente estos habían sido plagiados la noche del día anterior y posteriormente, al parecer, la pareja hasta el momento no identificada, le indicaba a muchos que las víctimas podrían ser ellos.

Rápidamente los sabuesos y especialistas en experticias comenzaron a recolectar las evidencias, pruebas y todo material que fuera considerado tendría relación como prueba criminalística. Hasta el momento, la escena del crimen era vaga, se pensaba que las víctimas habían perecido ahogadas y que el fuerte oleaje los había atraído flotando hasta la orilla, siendo descubiertos por un pescador de la zona a eso de las ocho de la mañana.

A las 10:30 de la mañana le practicaron la correspondiente inspección técnica de sitio y de cadáveres, donde se observó el cuerpo sin vida de una persona adulta, de sexo femenino, la cual se encontraba en decúbito dorsal (boca arriba) parcialmente sumergido en las aguas con sus extremidades superiores e inferiores extendidas, y a 100 metros de distancia el de un hombre obeso.

Las impresiones no se hicieron esperar, los familiares se trasladaron hasta las instalaciones de la morgue para identificar a los occisos. Efectivamente, se trataba de los esposos Salvatore Di Pietro y Teresa Del Savio, las nuevas víctimas de un grupo inescrupuloso de personas. La pareja de esposos que apenas pocas horas atrás supuestamente había sido secuestrada, fue hallada sin vida. Según el informe forense, la causa del deceso era por sumersión.

Las dudas estaban en el ambiente, los supuestos captores nunca llamaron, nunca avisaron y nunca se conoció oficialmente que los esposos Di Pietro del Savio eran víctimas del hampa, solo se supo que murieron ahogados; otra versión indica que fue una muerte por encargo, es decir, fueron asesinados.

Ahora bien, es hora de conocer un poco más a fondo los detalles de una muerte por sumersión y saber si la muerte de los esposos Di Pietro se debió a lo que dicen los expedientes o «una causa distinta» fue lo que motivó todos estos acontecimientos, pues es sabido de buena fuente que la orden era «eliminarlos y desaparecerlos».


Muertos por ahogamiento: el tiempo en encontrarlos

Posterior a la muerte por sumersión se presentan los tiempos de flotación, es decir, el tiempo que demoran los rescatistas en encontrar el cadáver después del deceso. En el primer tiempo el cadáver se hunde en posición ventral. En el segundo tiempo el cadáver se pudre, se produce gas y flota. Posteriormente, en el tercer tiempo sigue pudriéndose y se vuelve a hundir ya que se expulsan los gases acumulados (saponificación). Finalmente, al cuarto tiempo o fase a veces se forma grasa cadavérica y el cadáver vuelve a flotar. Todo esto en un lapso entre 48 y 72 horas.

Curiosamente, en los esposos Di Pietro, según el informe forense que claramente dice y se lee que fallecieron a causa de sumersión, despierta «la duda y desconfianza» en quienes analizan este caso, pues revisando todas las características de este tipo de muerte, deja claro que una persona fallecida por estas causas —sumersión —sale a flote entre las 48 y 72 horas posteriores al deceso.

Con lo anteriormente dicho, llama la atención que aparecieran los cuerpos de Salvatore y Teresa Di Pietro en un corto lapso de tiempo después de la muerte (según el informe, aproximadamente cinco horas), estos fueron hallados flotando y no precisamente en la posición característica de una persona muerta por sumersión en las aguas de Caimare Chico, cuando según lo que se ha venido analizando, los cuerpos debieron hundirse y cumplir los tiempos establecidos.

Una prueba de ello se puede visualizar en los medios de comunicación cuando una persona muere por ahogamiento o sumersión, donde los organismos de búsqueda y rescate esperan este lapso de tiempo para encontrar el cadáver posterior a la desaparición o hundimiento.

Científicamente, luego de haber demostrado que la muerte fue debida a sumersión, habrá que resolver si obedeció a un accidente o suicidio, caso más común, o si fue debido a un homicidio.

Este diagnóstico exige la autopsia minuciosa y el análisis de los hallazgos. Si no ofrece huellas de violencia traumática, es lo más probable que se trate de un suicidio o de un accidente.

En general, este diagnóstico se basa en los cambios que se producen en la forma externa cadavérica de manera progresiva conforme avanza la permanencia del cadáver en el agua. La experiencia personal del perito puede facilitar ciertos datos para estimar la cronología o tiempo de la sumersión.

Por todo lo expuesto anteriormente y sujeto a lo que dicen los especialistas forenses, se puede saber que desde el momento en que una persona muere, por causas de sumersión y su cuerpo es encontrado, se pueden conocer con exactitud los lapsos de tiempo transcurridos y las condiciones a las que el cuerpo estuvo expuesto en pocas palabras: el cadáver dirá su versión de la historia.

Los esposos Di Pietro fueron encontrados sin vida a orillas de una playa en Caimare Chico, sus cuerpos flotaban en posición decúbito dorsal (boca arriba). Sin embargo, la posición en la cual fueron hallados es inusual para aquellos que fallecen por sumersión

 

Comente