Bala perdida mató a pescador en el barrio San Luis

1970_23AAAA
18 de diciembre, 2014 - 6:49 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El cadáver del sexagenario cuando fue trasladado desde la Policlínica a la morgue forense de Maracaibo

Foto: Carmen Salazar

A Rafael Rincón (60) le cayó la bala en la cabeza.Otras dos personas resultaron heridas.

San Francisco — La avenida 2 del barrio San Luis en San Francisco estaba repleta de personas la noche de este martes. Como se acostumbra en la populosa barriada luego de las 6:00 de la tarde niños, adultos y abuelos se apuestan en los frentes de las casas a ver jugar a los más pequeños. Sin embargo, una fatídica escena debieron vivir los moradores al ver desplomarse a Rafael Segundo Rincón Zuleta (60), luego de recibir una bala pérdida en la cabeza, cuando se encontraba en una bodega a escasas cuatro casas de la suya.

El suceso se registró a las 8:00 de la noche cuando al parecer dos hombres en una moto le dispararon a un sujeto que caminaba por la zona, este les respondió con balas y se inició un tiroteo donde el sexagenario no pudo librarse de salir herido. Otra versión apunta a que la escena fue protagonizada por los motorizados y unos sujetos a bordo de una camioneta.

Familiares y vecinos corrieron a socorrer al anciano y lo trasladaron a la Policlínica San Francisco, donde a pesar de los esfuerzos de los galenos, falleció. Se conoció que el proyectil le entró por detrás del oído y le salió por la frente. Trascendió que en el suceso otras dos personas resultaron heridas, pero esa información no pudo ser confirmada. Una de sus cinco hijas, de nombre Yohanet Rincón, contó entre lágrimas que su padre dedicó su vida a la pesca y en la actualidad no realizaba la labor por problemas de diabetes; sin embargo, destacó que era un hombre trabajador y honesto.

«Mi papá estaba en la bodega como siempre solía hacerlo. Él era muy conocido y todos lo querían, es injusto que estas cosas pasen». Agregó que desde hace muchos años, tanto él como  la familia asistían a la iglesia cristiana «Ejército de Salvación» ubicada en la misma vecindad y de donde generalmente salía con destino a la bodega, propiedad de un sobrino, donde trágicamente encontró la muerte.

Delincuencia desatada

Una gran parte de la delincuencia organizada de la jurisdicción sureña se encuentra en ese sector. «Aquí hay desde distribuidores de droga y ladrones, hasta mafiosos y sicarios», dijo el hombre. Por su parte, Jesús Enrique Rincón, hermano de la víctima, refutó: «Pedimos mayor atención, estamos en un pueblo sin ley».

Comente