Esposo de la víctima responsabiliza a cuatro funcionarios de la PNB

Asesinan de un disparo en la cabeza a madre de tres niños

sucesos-mujer
13 de julio, 2016 - 8:41 am
Delsy Fernández / [email protected]

Presuntos funcionarios de la PNB hicieron cuatro tiros de los cuales uno impactó en la cabeza de la fémina. Autoridades investigan

Foto: Wilmer Cubillán

San Francisco — La calle polvorienta de la avenida 52 del barrio Ricaurte Fuenmayor I se tiñó de sangre, a las 10:00 de la noche del lunes, cuando una madre de tres hijos identificada como Yamileth Johana Castillo Castillo (23), recibió un certero disparo en la cabeza que la dejó tendida sobre su propio charco de sangre. Dolientes de la infortunada aseguraron que la dama fue asesinada por cuatro efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Wilson Jesús Montiel, esposo de Yamileth, manifestó cómo ocurrieron los hechos a las afueras de la morgue forense del Hospital General del Sur, mientras esperaba la entrega del cuerpo.

«A ella la mataron unos pnb», aseguró el viudo indignado, quien agregó que su esposa había salido a las 9:00 de la noche de su residencia, ubicada en el barrio La Cuchilla, a escasas cuadras de donde ocurrió el hecho, en compañYamileth Johana Castillo Castilloía de su sobrina, de 16 años, con destino al barrio El Silencio a buscar un dinero para comprar la cena de sus tres pequeños.

De regreso, en la entrada de la barriada se encontraron con un vecino mototaxista, quien les ofreció «la cola». Dos versiones rodean el desenlace de la muerte de Yamileth.

La primera, aportada por Wilson, que apunta a que el hombre, a quien identificó solo como Manuel, venía siendo perseguido por cuatro funcionarios de la PNB tras haber cometido un robo. «A él le dieron la voz de alto pero lo que hizo fue acelerar la moto en donde iba con Yamileth y su sobrina». La situación originó una corta persecución.

«Si nos morimos, nos morimos todos», afirma Wilson que dijo el hombre al verse sin escapatoria. Agregó que la menor de edad se lanzó de la motocicleta en marcha, mientras que Yamileth suplicaba que se detuviera.

Los supuestos funcionarios hicieron cuatro tiros de los cuales uno impactó en la cabeza de la fémina. El conductor de la moto escapó, mientras que los «policías» apuntaron a la menor exigiéndole que no los mirara a la cara y volteando el cuerpo de Yamileth pues había caído herida boca abajo. «La matamos, la matamos» habrían dicho emprendiendo veloz huida, aseguró Wilson.

Otra versión

El equipo reporteril de QUÉ PASA acudió al sitio del hecho y conversó con los vecinos del sector, quienes manifestaron una versión similar con la diferencia de que Manuel es un hombre sano y trabajador, padre de familia, pescador y mototaxista, quien habría acelerado la motocicleta porque pensó que lo iban a atracar.

Finalizada la tensa situación que dejó a Yamileth malherida, su sobrina corrió rápidamente a su casa y buscó a Wilson, quien trasladó a su esposa hasta la sede de los bomberos del municipio en donde le prestaron los primeros auxilios trasladándola hasta el Hospital General del Sur, en donde llegó con vida pero falleció minutos después de su ingreso.

Trascendió que la víctima se dedicaba a «bachaquear» para poder sostener a sus tres hijos de 3, 5 y 7 años de edad. Vecinos de La Cuchilla aseguraron que Yamileth era una buena madre y vecina.

En un contacto telefónico con el departamento de prensa de la PNB —pues el jefe policial Jesús Díaz no contestó el teléfono—, para tratar de corroborar si los homicidas pertenecían a las filas del organismo policial mencionado, la jefa del departamento desconoció la información argumentando que pudo haberse tratado de una confusión con efectivos de Polisur debido a la similitud de los uniformes.

Zona roja

Vecinos del sector aseguraron que los cuatro hombres que habían disparados portaban el uniforme de la PNB y reconocieron las motocicletas también. «Esos son pnb que viven cobrando vacuna aquí y agarran a los choros y a los dos días los sueltan», manifestaron en conjunto pidiendo el anonimato.

Al momento de preguntarles si exigían la presencia de los organismos de seguridad, rechazaron la propuesta; ratificaron que «los choros son los mismos policías. Esto es zona roja, hay robos, homicidios. Los organismos saben y se hacen de la vista gorda».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente