Asesinan a educadora en asalto a su vivienda

22A.JPG - 113.60 Kb
28 de octubre, 2014 - 7:16 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Referencial

La madrugada de ayer se tiñó de sangre luego que varios antisociales intentaran ingresar a una vivienda en el suroeste de Maracaibo y asesinaran vilmente a una joven madre y educadora. La víctima, Andreina Mercedes Figueroa Andrade (28), se despertó en la madrugada al escuchar ruidos, logrando sorprender a un hombre. La dama logró aprisionar la mano del antisocial con la reja de seguridad de la vivienda, lo que originó la furia del sujeto ocasionando que le disparara a Figueroa.

Maracaibo- Los sueños e ilusiones de la educadora Andreina Mercedes Figueroa Andrade (28) se desvanecieron en un abrir y cerras de ojos a las 4:00 de la mañana de ayer cuando tres sujetos armados intentaron irrumpir en su vivienda para perpetrar un robo.
El hecho tuvo lugar en el parcelamiento Los Domínguez, sector El Níspero, de la parroquia Antonio Borjas Romero. Andreina recibió dos impactos de bala –uno en el pecho y otro en el brazo derecho– que le pusieron punto y final a su corta vida.
Según narraron familiares de la infortunada a las afueras de la morgue, y quienes prefirieron omitir sus nombres, la joven  madre de dos niños (de 9 y 2 años de edad), los dos infantes y su esposo, se encontraban durmiendo cuando ella sintió un ruido que la hizo levantarse para ver qué sucedía.
Cuando llegó a la sala, observó como un sujeto había roto la protección de la puerta principal e intentaba meter la mano para poder abrir la puerta, fue cuando la mujer le aprisionó la mano con la misma protección y esto desencadenó la furia del delincuente, quien sin piedad alguna le asestó los dos disparos en su humanidad.
Su esposo salió despavorido al escuchar los disparos encontrándose a Figueroa agonizando en el piso. Los ladrones le exigieron la llave de la camioneta y éste se las lanzó, pero al notar la presencia de varios vecinos quienes salieron de sus hogares alarmados, escaparon cobardemente calles adentro.
La educadora fue trasladada hasta el Hospital Raúl Leoni en el sector El Marite, llegó con vida pero cuando era trasladada por una ambulancia al Hospital Universitario lamentablemente falleció.
Iban por la camioneta
El esposo de la víctima, quien también resguardó su identidad, manifestó que él acostumbraba a salir de la residencia a las 4:30 de la madrugada todos los días para ir a trabajar pero ese día se sintió mal de salud y prefirió quedarse en casa.
“Yo creo que iban era por la camioneta Bronco que yo tengo, y que ya me habían estado cazando, pero como no salí decidieron entrar a la fuerza”, narró el consternado hombre.
La joven se había graduado hace dos años como T.S.U en educación inicial en el Cunibe, su sueño era sacar la licenciatura y para eso sólo esperaba que su bebé de dos años cumpliera cuatro.

Comente