Puede que haya otros casos sin conocerse

Alerta sanitaria: muere otro reo por tuberculosis

15 a
22 de octubre, 2017 - 4:00 pm
Madelein Faría / [email protected]

¿Por haber cometido fechorías no merecen las mínimas condiciones de vida?

Foto: Referencial

COL — Cinco casos de fallecimiento por tuberculosis se registraban hasta el vierenes en los diferentes centros de reclusión penal preventiva en la entidad zuliana (estos son los datos que manejan el común).

Ayer ocurrió uno más, esta vez en el Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de Cabimas, situado en la parroquia Ambrosio, la víctima fue identificada como Deivis Ramón Colina Montiel, de 38 años de edad, un privado de libertad que fue encontrado sin signos vitales dentro de la celda donde permanecía detenido.

Oficiales de guardia realizaban un recorrido por el área del pabellón de aislados, cuando notaron que el interno no reaccionaba y al acercarse se percataron de que estaba sin vida.

Una comisión de la policía científica arribó al lugar para realizar el levantamiento del cadáver y trasladarlo hasta la morgue local, para determinar a fondo la causa del deceso, sin embargo, las autoridades indicaron que padecía de tuberculosis, móvil tomado como precedente.

Se conoció que el fallecido purgaba condena en ese recinto por el delito de robo de vehículos y, evidentemente por su condición de salud, estaba separado de los otros reos.

La cruda realidad

Mientras este tipo de casos se siguen presentando la ministra de Asuntos Penitenciarios, Mirelys Contreras ha hecho énfasis en que a las mujeres y hombres que se encuentran pagando condena por algún delito se les garantiza su salud con la reestructuración de los centros médicos de cada penitenciaria y con la labor conjunta que desarrollan con el Ministerio del Poder Popular para la salud.

Pero para nadie es un secreto la condición de hacinamiento en la que permanecen los reclusos dentro de las cárceles y centros preventivos de detención en nuestro país.

Las autoridades han manifestado en reiteradas oportunidades que en pro de garantizar los derechos de los reos, se les ofrece servicio de atención médica inmediata y demás beneficios que como seres humanos deben recibir.

La pregunta del millón

Pero ¿cómo resulta posible que una enfermedad tan contagiosa como la tuberculosis no se propague en un ambiente de aglomeración?,  un sitio donde los privados están prácticamente «unos encima de otros».

Hasta los mismos familiares de los reos han mostrado su preocupación.

Lo cierto es que, aunque realmente se le brinda atención a los detenidos, no estaría de más que se tomen medidas extremas en torno a este hecho alarmante que ahora se ha convertido en una alerta roja sanitaria.

Comente