El sitio quedó bañado en sangre y se hallaron varios casquillos de bala

Ajuste de cuentas dejó dos hermanos y un amigo muertos

14-A
18 de octubre, 2016 - 3:27 pm
Haroldo Manzanilla / [email protected]

Will fue trasladado al Hospital José María Vargas porque aun respiraba, pero ingresó sin signos vitales

Foto: Kendry Bohorquez

La Concepción — Estaban durmiendo y la muerte los agarró por sorpresa. Se trata de un ajuste de cuentas que dejó a dos hermanos y un amigo asesinados por presuntos sicarios a las 12:30 de la medianoche en una vivienda, ubicada en la calle 3 del barrio Jaime Lusinchi, municipio La Concepción.

Los occisos respondían a los nombres de William Martín Gómez Padilla, de 34 años, Will Royer (20), ambos hermanos y Johangel de Jesús Castellanos González (20).
Un rancho color rosado, ubicado en el referido sector y cuya dueña es Auteria Padilla, madre de los hermanos Gómez, fue el escenario del triple homicidio.

Hechos

Yirwin Gómez, primo de William y Will, manifestó que estos se encontraban durmiendo en la casa de su madre, junto con ella y Johangel, quien tenía dos días viviendo allí porque había tenido una discusión con su suegra. Posteriormente los sicarios tocaron la puerta de la vivienda, Auteria se levantó y preguntó quién era, y los hombres contestaron: funcionarios de la ptj. La mujer al ver que supuestamente se trataba de policías, decidió abrir la puerta y los verdugos entraron violentamente. En ese momento, uno de los hermanos le pidió a su madre que encendiera la luz para ver quien era.

Apenas se iluminó el lugar los sicarios le asestaron múltiples disparos a los Gómez. Por su parte, Johangel se levantó asustado y trató de escudarse con Auteria, pero no se salvó de la muerte, ya que los gatilleros apartaron a la fémina y descargaron su arma contra él.

Martha Gómez, otra pariente, informó que Auteria recibió una patada en la cara por parte de los asesinos y aseguró que los mismos llegaron a pie al lugar y huyeron en una camioneta, cuyas características los testigos desconocen, los estaba esperando cuadras más adelante.

Will fue trasladado al Hospital José María Vargas porque aun respiraba, pero ingresó sin signos vitales.

Entretanto, detectives del CICPC llegaron a lugar del crimen a las 4:00 de la mañana para realizar el levantamiento del cadáver y demás labores de rigor.

El sitio quedó bañado en sangre y familiares mostraron los casquillos de bala.

Se conoció que Johangel además de pernoctar en la referida vivienda por problemas familiares, también tenía planeado junto a los hermanos terminar de realizar un trabajo en casa de otro familiar, limpiando el patio y cortando el monte.

Familiares de Johangel manifestaron a las afueras de la medicatura forense que este era oriundo de Punta Groda, Cabimas, se dedicaba a vender «tetas» y chucherías de vez en cuando ya que no tenía un trabajo estable. Los parientes agregaron que Castellanos tenía aproximadamente 7 meses viviendo en La Concepción y que dejó una hija de 3 años y un bebé de dos meses de nacido.

Prontuario

Por otro lado, fuentes de la policía científica ligadas a la investigación, informaron que William tenía antecedentes penales por los delitos de homicidio y robo y hurto de fecha 2011 y 2015. Los detectives del CICPC manejan como móvil el ajuste de cuentas.
«William era una persona tranquila, el único vicio que tenía era beber. De resto se la mantenía jugando caballos o dominó en la esquina de la casa, sentenció un familiar del hoy occiso.

14-A-2

14-A-3

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente