A «mandarriazos» mataron al dueño de Aminox

1099_22A-D copy
30 de noviembre, 2013 - 3:27 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Iván Ocando

A las siete de la mañana del pasado jueves, Dennys Perdomo (40) fue atacado por dos obreros que laboraban en su empresa de metalmecánica Aminox, quienes lo golpearon sin piedad con mandarrias hasta dejarlo sin signos vitales, y luego lo escondieron. Tras el asesinato, los sujetos volvieron con otros delincuentes y asaltaron la empresa sometiendo al padre del infortunado con armas de fuego.

La Cañada de Urdaneta
— Dennys Perdomo, de 40 años de edad, fue asesinado a las 7:00 de la mañana del jueves por dos obreros que laboraban en su empresa de metalmecánica Aminox, ubicada en el kilómetro 9, diagonal al Hotel Ítalo, en la vía a La Cañada de Urdaneta, tal como reseñó en su edición anterior QUÉ PASA.

Los agresores fueron identificados como Donny Chávez Rodríguez y Miguel Durán, ambos de nacionalidad colombiana, quienes con dos mandarrias golpearon al infortunado hasta dejarlo sin signos vitales. Luego lo escondieron en la parte posterior del local detrás de unos cauchos y le colocaron arriba fibra de vidrio.

Larry Perdomo, hermano de la víctima, explicó que los hombres luego de cometer el crimen fueron vistos por una hermana de Dennys, María Perdomo, quien los observó limpiando el piso con aceite.

«María les preguntó dónde estaba nuestro hermano y los asesinos le dijeron que había salido en un carro rojo a entregar unos materiales. Ellos se quedaron toda la mañana en el local y se fueron a almorzar», dijo Larry.

Tenían todo planeado

Cerca de la 1:00 de la tarde los obreros regresaron al local en compañía de tres sujetos para cometer un atraco. Portando armas de fuego los sujetos amordazaron a Rafael Perdomo, dueño del local y padre de Dennys, quien había regresado del banco lo golpearon y amedrentaron. En el lugar se encontraba un hermano del infortunado, un menor de diez años, y  a tres trabajadores que se encontraban en la empresa.

«Mi padre se hizo el muerto, ellos lo golpearon varias veces. Cargaron el motín, se llevaron teléfonos, prendas, materiales, dinero y los currículum de los empleados donde se especificaba la dirección de cada uno», agregó el hermano del infortunado.

Macabro hallazgo

A las 6:30 de la tarde familiares de Perdomo lo encontraron en la parte trasera del local. Al lado del cuerpo se estaban dos mandarrias ensangrentadas y dos botas de seguridad presuntamente de los agresores.

«Presumimos que desde temprano tenían todo preparado. Ellos mataron a Dennys porque era el único que conocía donde residían. Él mismo los contrató hace dos meses por lo que exigimos justicia a las autoridades», enfatizó Perdomo.

Dennys trabajaba en la empresa familiar, estaba casado y dejó tres hijos. Residía en compañía de su padre y esposa donde sucedió el hecho sangriento.

Comente