A balazos mataron a alias «El Adán»

1631_23A
8 de junio, 2015 - 2:24 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Alias «El Adán» recibió tres impactos, el tercero lo recibió en la cabeza. Tenía un tatuaje en el hombro derecho que decía (Adrián)

Foto: Endry Polo

Pasadas las 2:00 de la madrugada de ayer, los vecinos de Barrio Nuevo, en Los Haticos por arriba escucharon la ráfaga de disparos que acabaron con la vida de Adán José Martínez Gallo (25), quien se encontraba libando licor en un establecimiento del lugar. Martínez, conocido como «El Adán», fue sorprendido por desconocidos quienes llegaron al lugar a bordo de un vehículo, y desde allí comenzaron a disparar. El hombre recibió tres disparos: dos en el hombro derecho y otro certero en la cabeza, que finalmente le quitó la vida cuando ingresó en la emergencia del Hospital General del Sur.

Maracaibo
— Cerca de las 2:30 de la madrugada de este domingo, «gatilleros» a bordo de un vehículo, modelo Aveo de color gris, pusieron fin a la vida de Adán José Martínez Gallo de 25 años, alias «El Adán».

El hecho tuvo lugar en el sector Barrio Nuevo, sector Cerro Pelúo, en Los Haticos por arriba, Maracaibo.

Al momento, alias «El Adán» compartía unas bebidas en la licorería Negro Felipe, ubicada en el referido sector, cuando al salir del establecimiento licorero fue sorprendido por sujetos desconocidos, quienes desenfundaron sus armas y comenzaron a disparar contra Martínez.

Tras una ráfaga de al menos 14 proyectiles de bala, tres de ellos lograron alcanzar al hoy occiso, recibiendo dos en el hombro derecho y uno fulminante en la cabeza.

Según versiones de los familiares, a Martínez Gallo le dispararon para robarle una moto, pero fuentes ligadas a la policía informaron que el hombre estaba solicitado por un doble homicidio perpetrado en el año 2011.

Una señora residente del sector, quien prefirió mantener su anonimato, dijo que tras escuchar la larga ráfaga, esperó un rato y al salir logró ver que al herido lo socorrieron y se lo llevaron a un centro de salud; al mismo tiempo denunció que los fines de semana son un calvario, pues estruendosas motos, música a todo volumen y presencia de personas ligadas a bandas, atemorizan su sueño.

Martínez fue llevado a la emergencia del Hospital General del Sur, donde falleció al ingresar, posteriormente fue trasladado a la morgue de LUZ.

«El Adán», estaba casado y deja un hijo en orfandad.

Comente