Junio: Mes de chapas y uniformes falsos del CICPC en Maracaibo

cicpc
22 de junio, 2018 - 9:23 am
Wilson Alvarado/[email protected]

Tres hombres y una mujer han sido capturados por hacerse pasar como funcionarios del CICPC. Portaban chapas, chaquetas, gorras y credenciales falsas de la institución

Maracaibo – Alerta en Maracaibo, la tierra donde el sol cada día calienta más y no es broma; la tierra donde se vive «vergatario», sin miedo lo digo la mejor del mundo; pero donde tenemos que andar con cuidado, es más: «con los ojos bien pelao»,  debido a que muchos «vivos» salen a las calles para hacer de las suyas.

Causa asombro cómo en tan solo 21 días, sí 21 días, a tan solo 9 para culminar el mes de junio de 2018, cuatro personas entre ellas una mujer, han sido capturados por «tirárselas de vivos» y pasarse por falsos funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC). Sus objetivos: engañar, estafar, sobornar y conseguir regalías.

Muchos pudieron, por algún tiempo, mantenerse en esa estampa de un supuesto funcionario integro; a otros no les duró mucho el teatro: no se pudieron llenar sus bolsillos como querían, a «costillas» del logo del CICPC.

Maracaibo, hasta los momentos, ha sido el único municipio donde han capturados a estas personas. Los ganchos fríos y dolorosos, conocidos coloquialmente como «las esposas» se las colocaron a los detenidos en diferentes procedimientos que ejecutaron en las parroquias Chiquinquirá y Coquivacoa.

Cronología de las detenciones

El calendario le daba la bienvenida a la mitad del 2018, cuando el primero de este mes fue detenida Nelly Margarita Barboza Pedraja. La fémina de 49 años de edad, utilizaba su porte de señora para engañar a la gente que se topaba en la calle.

Un alusivo carnet en el pecho, una chaqueta y una gorra del CICPC, eran los implementos que portaba en su humanidad. Los funcionarios de la subdelegación Maracaibo, mediante un trabajo de investigación la capturaron «con las manos en la masa» en la parroquia Chiquinquirá del municipio Maracaibo.

IMG-20180601-WA0004

Lea también: Última hora: En Fuerzas Armadas capturan a falso funcionario del CICPC

Los días transcurrieron con normalidad. Justo 15 días después de la primera detención, el 16 de junio, los expertos de la policía científica, adscritos a la subdelegación Maracaibo, lo volvieron a hacer en la parroquia Coquivacoa, sector Fuerzas Armadas, y lograron atrapar a  Juan Carlos Vera Belloso, de 35 años de edad.

Vera Belloso se trasladaba en un vehículo marca Toyota, modelo Runeer, color Plata. Los uniformados al requisarle el automotor le hallaron vestimentas del CICPC. Además, tenía en su poder dos armas de fuego, una marca Beretta, modelo Px4,  y otra marca Beretta, modelo 92FS, sentenciaron los cicpc ligados al procedimiento.

Capturado-falso-CICPC

Otras dos joyitas

La modalidad no termina allí. Tres días después los verdaderos detectives del CICPC sacaron de nuevo «las esposas»: no sola una, sino dos pares para colocárselas a Eduardo José Molero González (36) y Ángel Enrique Melean Bermúdez (24), quienes tenía en su poder credenciales falsas del CICPC con las cuales estafan a los ciudadanos.

La aprehensión ocurrió en la calle Bolívar de la parroquia Chiquinquirá. Posteriormente los uniformados lograron localizar un recinto comercial en el Centro de Maracaibo, donde tenían guardados en unas computadoras los logos del CICPC.

falsos-Cicpc

Lea también: Cicpc detuvo a una mujer que se hacía pasar por funcionaria «activa» de este organismo

Fuentes ligadas a estos procedimientos indicaron bajo el anonimato que la mayoría de los capturados tienen parientes o amistades dentro de la institución involucrada, que de seguro son las vías para conseguir los implementos alusivos a la institución.

Un funcionario de la policía del estado aseguró que esta modalidad no es nueva. En los 23 años de función policial se ha conseguido con carros que portan el logo de la institución sin ser funcionarios del CICPC.

Al ser interrogados del por qué llevan plasmado el logo en el carro, una chaqueta en el cojín, o una gorra en el tablero del automotor, las respuestas casi siempre coinciden: La más frecuente por ser pariente de un «ptj»; y otra muy típica por protección, sentenció el vocero.

Se espera que los detectives del CICPC aprieten sus operativos y puedan capturar a todas esas personas que se llenan los bolsillos de la manera más fácil: el engaño, pero que sin duda alguna afecta la imagen de la institución y a sus trabajadores.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente