Decretaron la alerta amarilla en Jesús María Semprúm

Zulia comenzó a inundarse por el lindero fronterizo con Colombia

8
11 de enero, 2017 - 7:57 pm
Edwin Urdaneta / [email protected]

Activarán un centro de acopio que podría convertirse en refugio en caso de suscitarse inundaciones mayores. Apoyan a afectados con jornadas de salud, fumigación y entrega de comida

Foto: Edwin Urdaneta

Sur del Lago – Los embates climáticos comenzaron a surtir efectos negativos en Zulia, específicamente en su lindero fronterizo con Colombia, donde el desbordamiento del río Tarra comenzó hacer estragos en zonas productivas del municipio Jesús María Semprúm, donde sus autoridades decretaron ayer miércoles la alerta amarilla ante la intensificación de las lluvias en la cordillera oriental colombiana.

Otro de los afluentes que amenaza con devastar plantaciones, parcelas y anegar zonas residenciales es el río Catatumbo. La alcaldesa de la entidad, Lucía Mavárez, en conversación con Qué Pasa, refirió existen «fincas y plantaciones de yuca, maíz, cacao y plátano bajo las aguas, así como ganadería doble propósito vulnerable». Agregó que «están haciendo un llamado al Gobierno Nacional para recuperar las zonas azotadas por el invierno» más específicamente tras las incesantes lluvias que caen en suelo colombiano y que bañan los ríos tributarios del Sur del Lago de Maracaibo.

La Alcaldesa dijo que hoy estará reunida con el Gobernador Francisco Arias Cárdenas, para organizar planes de contingencia que mitiguen la situación en caso de eventualidades imprevistas. Uno de sus nortes será que el Coronel y primer mandatario del Zulia, ordene un sobrevuelo y active a la fuerza de seguridad de la región y el Ministerio de Ecosocialismo y Aguas, en procura de soluciones efectivas para el campesinado, así como pequeños y medianos productores agrícolas y pecuarios.

En sectores como La Guacamaya, Último Tiro, Puerto Palo, Playa Renegada, Arenales y el punto más crítico poblacionalmente hablando, Puerto Paloma, las familias sienten la inclemencia de la naturaleza en pleno inicio del año. A decir de Alfonso Hernández, director de Protección Civil y Administración de Desastres de Semprúm, reveló que en la primera fase, contabilizaron 55 hectáreas bajo las aguas del río Tarra, además de unas 40 familias campesinas y con vocación agrícola que han salido a pernoctar a casa de sus familiares, para esperar que desciendan los niveles.

No duermen en Puerto Paloma

En el poblado de Puerto Paloma, sus habitantes, unas cien familias están al borde de la desesperación. Llevan dos días que no duermen debido a que el río asoma su cota más pronunciada y amenaza con salirse y dejarlos en anegación total.

Así lo narró Ender González, líder del consejo comunal: «nos han avisado desde Colombia, específicamente desde Tibú que está bajando mucha agua y tememos ocurra lo peor», dijo mientras observaba cómo en menos de ocho horas lo que parecía ser un río tranquilo aumentó hasta llegar al piso del puerto. Suelen «bajar al río» para pescar, pero ante la amenaza del afluente las lanchas están a la altura de la carretera arenosa.

Ya se observa presencia de agua en algunos ranchos y viviendas ubicadas en las márgenes de los dos ríos pertenecientes a la olla hidrográfica del Zulia. Protección Civil, acompañados de Bomberos, Guardia Nacional Bolivariana, Ejército, Polisemprúm y Cpbez, así como la Alcaldía semprunés, activaron la entrega de bolsas de comida solidarias, un plan de fumigación, jornadas médicas, así como un centro de acopio para quienes deseen colaborar con los afectados. El salón de usos múltiples de la sede del ejecutivo municipal  en Casigua El Cubo será un refugio para quienes viven los peores momentos de una vaguada sin precedentes. «Estamos activados en comisiones para atender a nuestros habitantes en medio de la dificultad», declaró el concejal bolivariano Freddy Guevara, presidente del Concejo Municipal de Semprúm.

Comente