Arias: «Construiremos la frontera de paz, atendiendo a nuestra gente»

Ya se puede caminar entre Venezuela y Colombia

Venezuelans cross the border from San Antonio del Tachira, Venezuela, to Cucuta, Colombia on August 13, 2016. 
Venezuela and Colombia on Saturday opened several "provisional" border crossing points for pedestrians for the first time in nearly a year as part of a progressive reopening agreed this week. / AFP PHOTO / SCHNEYDER MENDOZA
14 de agosto, 2016 - 9:04 am
AVN

El paso peatonal en la frontera colombo-venezolana fue reactivado ayer y el proceso se desarrolló con normalidad, destacó el gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas. Según cifras de las autoridades del vecino país, más de 28 mil personas se movilizaron entre los dos países en las primeras horas, con un promedio de 5 mil viajeros por hora

Foto: AFP

El paso peatonal en la frontera entre Venezuela y Colombia fue activado ayer, jornada que se desarrolló con normalidad, destacó el gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas.

Los pasos estarán abiertos en los puentes internacionales Simón Bolívar y Unión que comunican el estado Táchira con el departamento Norte de Santander; el puente internacional José Antonio Páez, que une El Amparo, en Apure, con Arauca; el paso de Paraguachón, en la Guajira, y Puerto Ayacucho, en Amazonas.

Desde el Paraguachón, uno de los cinco puntos abiertos este sábado, el gobernador indicó que para esta jornada se cuenta con el apoyo de efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y funcionarios de la Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) y de voceros de la Cancillería venezolana. Lo propio ocurre del lado del territorio colombiano con sus autoridades.

«Construiremos la frontera de paz, atendiendo a nuestra gente y combatiendo los delitos. Hay una integración imborrable y por ello este proceso será un juego ganar-ganar para Colombia y Venezuela», fue uno de los primeros comentarios formulados por el gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, al reabrir oficialmente el paso controlado por la frontera en la Guajira venezolana.

«Aquí estoy desde muy temprano cumpliendo la tarea encomendada por el presidente Maduro de construir la frontera de paz. Celebramos la reapertura, celebramos las decisiones de ambos Presidentes, porque somos nacidos de la misma sangre y los mismos padres», comentó el primer mandatario regional luego de recorrer la zona desde muy temprano e inspeccionar todos los procesos de la reapertura.

Arias Cárdenas estuvo acompañado en la zona de la Guajira por el jefe de la Redi Occidente, mayor general, Tito Urbano Melean, alcaldes, autoridades del SAIME y aduanas, funcionarios de cuerpos de seguridad y otros organismos para supervisar el inicio de la reapertura controlada por la Guajira Venezolana.

FANB atenta

«Es interesante revisar los acuerdos y protocolos de paz de ambas Cancilleres, que son avalados por los Presidentes Maduro y Santos, que pasan por combatir los delitos fronterizos y su abordaje para brindar tranquilidad a nuestros ciudadanos. El control del contrabando de combustible y especialmente el robo de vehículos es clave, y ello involucra no solo la investigación, sino la voluntad sincera y firme de atacarlo de forma contundente y seria», dijo Arias.

Durante del pasado jueves los presidentes de Venezuela y Colombia, Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos respectivamente, acordaron la reapertura del paso peatonal fronterizo de manera controlada, ordenada y gradual de 6:00 am hasta las 9:00 pm, hora venezolana, y de 5:00 am hasta las 8:00 pm para Colombia.

Por su parte, el comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Occidental, Tito Urbano Meleán, manifestó que esta reapertura gradual será monitoreada en coordinación con las Zonas Operativa de Defensa Integral y autoridades colombianas. «Todas las personas se han dirigido hacia Colombia y han entrado a Venezuela de manera tranquila», destacó.

En Táchira

En Táchira se formaron filas cada vez más largas de venezolanos que intentaban cruzar hacia la ciudad colombiana de Cúcuta, en el departamento Norte de Santander.
Más de 28 mil personas se movilizaron entre los dos países en las primeras horas de la reapertura, con un promedio de cinco mil viajeros por hora, informaron las autoridades migratorias de Colombia en un comunicado.

«Por aquí ha habido una afluencia normal de personas de acuerdo a los procedimientos», declaró el mayor general venezolano José Morantes Torres, autoridad militar de la zona, a la televisora gubernamental desde el Puente Simón Bolívar.

Morantes apuntó que ambos gobiernos acordaron facilitar que «el movimiento de personas sea de la manera más rápida, con celeridad pero también con controles».

Las autoridades venezolanas entregan planillas a sus ciudadanos en los puestos de control habilitados para registrar la salida del país, y este documento debe ser sellado luego por sus pares colombianos para legalizar el cruce.

Al respecto, el director de frontera de la Cancillería de Colombia, Víctor Bautista, explicó que para el paso peatonal se está aplicando la Tarjeta Migratoria para el Tránsito Fronterizo, la cual es entregada a cada ciudadano que ingresa a Venezuela o a Colombia a través de la frontera que conecta el estado Táchira con el departamento Norte de Santander y viceversa.

«Esta tarjeta es el primer instrumento que existe en este espacio de frontera para que cada persona que está ingresando al país ingrese su nombre, número de identidad y el objeto de para qué transitan en territorio colombiano, de manera que quede registrado en nuestro sistema, y en el momento que vuelva a salir queda registrada su salida».

La tarjeta funciona para San Antonio de Ureña (Venezuela) y en Cúcuta (Colombia), y de ser extraviada debe ser reportada de manera inmediata a las autoridades, quienes deben entregar una nueva. «Las personas que no tengan la tarjeta migratoria están en condición de irregularidad y pueden exponerse a una expulsión o deportación, por eso es muy importante que todo el mundo lo tenga y que permanezcan con ella», subrayó.

Cruzar para comprar

En medio de la severa escasez de productos básicos que asola a los venezolanos, y que alcanza 80% de los alimentos y las medicinas, muchos cruzaron la frontera hacia Colombia para abastecerse.

«Compramos azúcar, aceite, arroz, lentejas y una medicina», contó a la AFP Luis Jiménez, un productor agrícola que pasó la frontera y regresó a territorio venezolano en menos de cuatro horas.

«Estamos felices de que el Gobierno (venezolano) haya tomado esta decisión porque nos beneficia al pueblo», opinó.

Por su parte, Carolina Quintero, una comerciante de 42 años, se disponía a cruzar para comprar garbanzos, producto que ella vende en Venezuela. «La materia prima se me terminó casualmente hoy. Me sale más costoso comprarlo en Colombia, pero aquí en Venezuela no hay», explicó.

Del lado colombiano, varios venezolanos dijeron a la AFP que cruzaron sin llenar la tarjeta migratoria, mientras otros advirtieron que algunos particulares intentaron venderles la planilla, que es entregada gratuitamente por las autoridades.

La decisión

En la reunión del pasado jueves 11 de agosto, los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Colombia Juan Manuel Santos, señalaron que la apertura será «ordenada, controlada y gradual» hasta lograr sanear este territorio de 2.219 kilómetros que tenía 247 «trochas» o cruces ilegales por los cuales se contrabandeaba con productos básicos como gasolina, alimentos y medicinas que eran extraídos de Venezuela y luego revendidos en Colombia por hasta 10 veces su precio.

Por el contrabando de extracción, Venezuela llegó a perder hasta el 35% de su producción de gasolina y hasta el 40% de los productos alimenticios que se producían e importaban para el abastecimiento de las familias venezolanas.

Maduro ordenó cerrar la frontera el 19 de agosto de 2015, a raíz de un ataque armado contra una patrulla militar venezolana que dejó tres heridos y que atribuyó a paramilitares colombianos.
Por esto, además de las evidencias de narcotráfico y paramilitarismo en la región, Venezuela decidió cerrar el cruce hasta lograr con Colombia nuevos acuerdos para establecer mecanismos bilaterales para una frontera estable, productiva y pacífica.

La próxima fase de la progresiva apertura de la frontera entre ambas naciones incluye el restablecimiento del paso vehicular con nuevas normas y procedimientos que las delegaciones binacionales evaluarán en próximas mesas de trabajo.

Dos de los aspectos a revisar serán los precios del combustible y las tasas de tránsito terrestre.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente