Pronto llegará la carnita

Ya están comiendo pollito en LUZ

3 A
26 de julio, 2016 - 9:20 am
Leidy Ruiz / Pasante URBE

El comedor de la Facultad de Ingeniería recibió el pasado miércoles 1.500 kilos de pollo por parte de la Gobernación

Foto: Leidy Ruiz

Maracaibo — Desde ayer y durante toda la semana, estudiantes de las facultades de Ingeniería, Humanidades, Administración y Medicina de la Universidad del Zulia que se benefician del comedor, ubicado en las adyacencias de la Facultad de Ingeniería, podrán comer proteínas luego de varios días sin recibir proteínas en su plato alimenticio.

Jorgelis Torres, coordinadora de la unidad universitaria de Ingeniería, informó «el pasado miércoles que llegó una cava con 1.500 kilos de pollo provenientes de la Gobernación del estado, y se espera que en los próximos días llegue una cava de carne roja». Reiteró que debido a que el comedor central se encuentra sin funcionar, ahora éste (Ingeniería) alberga y alimenta a un gran número de estudiantes que cuentan con el almuerzo que se les facilita en este comedor.

Gustavo Sánchez, miembro de la Federación Venezolana de Estudiantes de LUZ, informó que este servicio se mantendrá hasta el próximo 29 de julio, con el cierre de las actividades académicas.
Los estudiantes solicitarán también al primer mandatario regional la apertura de los comedores en los núcleos de LUZ en zonas foráneas, así como mantener el servicio de alimentación durante los cursos de verano en agosto.

Por su parte, Lismary Ling, nutricionista del comedor, comentó que «los 1.500 kilos de pollo solo durarán aproximadamente una semana, por el gran número de estudiantes que asisten diariamente al comedor».

Dimas Díaz, dirigente estudiantil, espera que se cumpla con el resto de alimentos que se le prometió a los comedores. «Es necesario que las proteínas lleguen para el inicio de las clases de verano que comenzarán el próximo mes de agosto».

Durante días, estudiantes se quejaron por «la falta de alimentos que obtenían en el comedor de Ingeniería», por lo que esperan «no seguir comiendo como conejos; ojalá todo mejore».

 

Comente