Ubaldo Santana podría dejar la arquidiócesis en unos días

1978_A2_01
4 de junio, 2016 - 1:31 pm
Redacción Diario Qué Pasa

En la eucaristía se dieron cita 52 sacerdotes de todas las iglesias del estado

Foto: Rafael Rivas

El arzobispo, de 75 años, cumplió la edad que requiere el decreto canónico para presentar su renuncia ante el Papa, quien decide si la acepta inmediatamente o la posterga

Maracaibo — El día de ayer en la Catedral de Maracaibo se ofició una eucaristía enmarcada en el Jubileo de los Sacerdotes y la liturgia del Sagrado Corazón de Jesús; esta misa fue dirigida por el arzobispo de Maracaibo, monseñor Ubaldo Santana.

A la eucaristía asistieron un total de 52 sacerdotes de las diferentes iglesias del estado Zulia. Con cánticos y oraciones los religiosos llevaron sus plegarias ante el altar del Sagrado Corazón de Jesús.

«Los sacerdotes deben sentirse cada día bendecidos y felices por haber aceptado el llamado de Cristo para cuidar y guiar a sus fieles en estos tiempos donde la fe es tan necesaria», señaló el arzobispo Ubaldo Santana.

Renuncia

Monseñor Ubaldo Santana expresó que se acerca la hora de dejar su cargo como arzobispo de Maracaibo, esto motivado a que ya cumplió el tiempo reglamentario en el cargo; a su criterio «llegó la hora de ceder la oficina».

Según el Código de Derecho Canónico, en su artículo 2, y en conformidad con el canon 401, «al obispo diocesano que haya cumplido setenta y cinco años de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias».

«Esto es un proceso largo y sumamente formal, ya en mayo cumplí 75 años de edad y ya todo el papeleo está listo, solo falta que el Santo Padre tome la decisión, esperamos su respuesta para el 16 de este mes de junio, aun así ya todo está en orden para el momento que deje mi cargo», indicó el arzobispo.

De igual manera, Santana exhortó a toda la comunidad a rezar por la iglesia y todos los sacerdotes. «Todos sabemos que no son tiempos fáciles, pero la iglesia está siempre para el que la necesite, y yo no dejaré mis labores, solo me voy a otros rumbos».

Comente