Y pa’ colmo no aceptan los billetes de 500 ni de 1.000 bolívares

Transporte público en Maracaibo: «Dolor de cabeza de los marabinos… De mal en peor»

camion chirrinchera
4 de julio, 2018 - 10:29 am
Wilfredo Cure/[email protected]

Ríos humanos se aprecian por calles y avenidas, en la ciudad marabina, desde tempranas horas de la mañana para conseguir transporte

Foto: Referencial

Maracaibo – Ríos humanos se aprecian por calles y avenidas en la ciudad marabina, desde tempranas horas de la mañana hombres, mujeres, abuelitos y todo aquel que tiene como destino el centro de la ciudad, pero muchos ya están cansados de caminar y de llevar sol parejo. A otros les agarra la noche esperando un «milagro» de cualquier cosa que camine para regresar a su destino. Como Evaristo Pernía, obrero de 54 años, vive en El Marite, al oeste de la ciudad, quien se vio obligado a montarse en «lo que viniera» porque casi se desmaya por caminar una hora desde su casa hasta el trabajo. «Si tengo que pagar Bs. 20 mil los pago, no me voy a quedar  aquí. Este dolor de cabeza es todos los días».

Aparte de esta anarquía y desorden, la inseguridad, los apagones, la falta de efectivo, entre otros males, que forman parte de las quejas y desesperación del marabino, también forma parte de la espera, según manifiestan choferes que hacen vida en rutas como la Curva de Molina, Torito Fernández, entre otras, han reportado robos con arma blanca y de fuego, riñas y peleas por subirse rápidamente a una «chirrinchera», bus o carrito.

«Hemos tratado de mover a la gente desde hace cuatro meses y no podemos», dijo uno de los funcionarios, quien no portaba la insignia con su nombre y prefirió no identificarse. «El Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Maracaibo (IMTCUMA) no tiene moral para hacerlo, más bien lo promueve».

Las personas siguen reunidas donde es más probable que paren los carritos; los más «arrechos» no esperan que estos se detengan y el resto se amontona para intentar entrar y partir a su destino.

El que no tenga los 10 mil o 20 mil bolívares no se va…

El debate sobre el costo del pasaje nadie le para, el otro problema es el bendito efectivo, muchas pasajeros no lo consiguen, además los choferes no aceptan menos de lo que piden 15 y 20 mil bolívares, cuando Gladys  Gómez, enfermera de 43 años, se queda sin cobres le toca salir de su casa a las 4:30 am para tratar de no llegar tan tarde o cansada.

«Me ha tocado caminar toda esta semana porque la pasada semana unos choferes cobraban entre 15 mil y otros 20 mil, no hay gobierno que le ponga  mano dura, no me di cuenta y me quedé sin efectivo. Yo avisé en la clínica donde trabajo y como no me podían dar efectivo me retrasaron la hora de entrada».

Lea también: Unos 300 burros que transportan basura serán fiscalizados por la Alcaldía y asociaciones defensoras de animales

Gladys  solo camina cuando se queda sin  efectivo, pero no sola. Por medio de WhatsApp o mensajes de texto contacta con otros vecinos para salir juntos y no ser víctimas de los malandros. «Nos vamos con Fernando: un ratico a pie y un ratico caminando».

Nadie detiene el caos ni confía en que la actuación del Gobierno resolverá el problema del transporte público. Cada día aparecen nuevas chirrincheras, camiones, camionetas cobrando lo que les da la gana y tratando de «acondicionarlas» para subir a más personas. «A los camiones les están poniendo banqueticas y mecates y que pa’ uno sostenerse, no te digo yo», agregó la enfermera.

«La gente se está acostumbrando a lanzarse en las chirrincheras, por llegar temprano, o por  la necesidad, uno no mira nada cuando tiene hambre y quiere llegar rápido. Sea en chirrinchera o a pie, me voy en lo que venga». Este es el día a día de los zulianos que ya parecen velas derretidas, no duermen porque se va la luz, pasan sol más que un teja y caminan más que cualquier devoto pagando una promesa y mientras tanto el caos, el desorden, la anarquía  sigue reinando en el transporte público de Maracaibo: caro, pésimo y malo.

Palabras clave
,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente