Suben las denuncias por violencia contra la mujer

1205_65_01
23 de marzo, 2014 - 12:48 pm
Redacción Diario Qué Pasa



Foto: CS

«Estuve paralizada de miedo por mucho tiempo, por mis hijos y por sobrellevar la relación, pero ya no aguanto más los puños de mi esposo», comentó una víctima

«Hay que dejar el miedo atrás, tenemos derechos y por eso estoy aquí», así lo manifestó una mujer que justo a la llegada del equipo de QUÉ PASA a la intendencia municipal de San Francisco para conocer sobre las denuncias de la violencia de género, estaba detallando el infierno que ha vivido a causa del maltrato de su pareja.

Su identidad fue reservada para resguardar su integridad, pero así como ella, existe un 80% de mujeres residentes en la jurisdicción que son víctimas de intimidación, vejación, terror, abuso y en el peor de los casos, la muerte.

«Estuve paralizada de miedo por mucho tiempo, por mis hijos y por sobrellevar la relación, pero ya no aguanto más los puños de mi esposo. A veces los morados y la sangre que me saca no me duelen tanto como las ofensas y el maltrato psicológico que me hace».

Y es que esta situación se ha incrementado por muchos motivos, comentó la intendente municipal, Dioneida Manjarrez, quien asegura que gracias a la difusión de la Ley contra la Violencia a la Mujer, ésta se siente protegida y respaldada para salir de las ataduras dañinas.

«Las razones para que un hombre arremeta contra su esposa, concubina, pareja o novia, son múltiples, la inseguridad es una de ellas, celos profesionales, alcohol, drogas, entre otras de carácter psicológico», comentó Manjarrez.

En San Francisco las parroquias con mayor incidencia de este problema son Domitila Flores y San Francisco, sin embargo, destacó que en toda la jurisdicción existe el flagelo.

La denuncia ha sido de gran valía para poder proceder legalmente a la protección de estas mujeres. En el municipio se encuentran 6 intendencias desplegadas en las principales vías de las parroquias para atender el llamado y las acusaciones de la víctima o de cualquier familiar, allegado o vecino que vea vulnerada la integridad física y psicológica de la fémina.

La titular de la intendencia resaltó el arduo trabajo que realiza un equipo multidisciplinario de abogados, psicólogos, funcionarios de la policía sureña y comisionados de la policía del estado Zulia, quienes atienden desde el departamento de atención a la mujer a una vida libre de violencia, todas aquellas mujeres que requieren la ayuda, tanto para ellas como para su familia a salir de una vida hostil.

«Nuestro equipo se rige por la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, con base en el artículo 187° y sus ordinales 3, 4 y 5 dependiendo el caso».

Las apariencias engañan

La abogada Soleida González y el psicólogo Ismael Maytu, ambos del departamento de atención de la Intendencia, contaron que la violencia al género no tiene  estrato social ni profesional, pues a la oficina han llegado desde hombres con necesidades extremas y una vida carente de educación, como otros que tienen en su haber hasta doctorados y un currículo profesional intachable.

Sin embargo, estas condiciones no son limitantes al momento de cometer el maltrato a sus consortes.

Acciones

Desde la promulgación de esta ley en el 2007, el panorama ha cambiado sobre todo en la jurisdicción, donde anteriormente las ciudadanas no sabían que podían denunciar y ser respaldadas por varios entes del Estado y organizaciones en pro de una vida digna para la mujer.

Entre las acciones que emprende la intendencia, se encuentra la difusión de la ley a través de charlas  y talleres en las comunidades con la ayuda de los consejos comunales, colegios y el Concejo Municipal de Derecho y Protección del Niño, Niña y Aadolescente (Comdepro), entre otras instancias.

Otra de las facultades de la intendencia es la desocupación del victimario de la vivienda para proteger a la víctima. Antes de llegar a esa acción el equipo multidisciplinario reúne a las partes, si el caso lo amerita para orientar y buscar soluciones, en algunos casos son satisfactorios; en otros pasan a la orden del Ministerio Público, el cual se encargará del procedimiento legal y la posible sentencia del agresor.

Casos

Como toda una película de terror, Manjarrez comentó de algunos casos que dejan a más de uno con la boca abierta, entre esos un sujeto que amarraba y orinaba a su mujer durante semanas, sin permitirle bañarse.

El año pasado un hombre le arrancó de raíz todas las uñas a su esposa por no atenderlo cuando él lo exigía después de llegar borracho en horas de la madrugada. Uno similar ocurrió este año, cuando una mujer llegó sin cabello y sin varios dientes luego que su marido se enteró que ésta había salido a la bodega a comprar jabón y éste le había prohibido salir de la casa.

«Así como estos, existen muchos más, pero gracias a Dios las mujeres sanfranciscanas están perdiendo el miedo y se encuentran fortalecidas al saber que cuentan con un Gobierno que las apoyará y las ayudará a salir adelante después de un conflicto de esta naturaleza».

Comente