Cada día un niño más se suma a la calle

Situación país lleva a infantes a trabajar por el sustento familiar

2A - abajo ABRIR
7 de marzo, 2017 - 7:45 am
Nohelis Dávila / nohelisdá[email protected]

Defensoría del Pueblo de Maracaibo visita diversos municipios de la entidad en pro de trabajar a favor de los denominados «niños en la calle» ante la situación que viven

Foto: Francis Sánchez

Maracaibo — La Defensoría del Pueblo-Zulia estará realizando esta semana visitas a los organismos encargados de la defensa y vigilancia de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en la entidad, para tratar el tema en relación a la suma de los niños a la calle para trabajar.

Tras una entrevista concedida a este rotativo, el defensor del Pueblo delegado en el estado Zulia, Aristóteles Cicerón Torrealba, hizo un llamado a las autoridades, entre ellos el Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (Idena), los Consejos de Protección de las alcaldías de la entidad y las casas de abrigo donde cientos de niños son atendidos.

«Hemos observado con preocupación el crecimiento de los niños en la calle, quienes se exponen a diario a situaciones de riesgo, como mendigos, denominado ‹bachaquero›, drogadicción y prostitución».

Para Cicerón, una de las posibles causas que han llevado a los infantes a trabajar a tan corta edad, es la situación país. Destacó que en la actualidad, los menores se las ingenian para llevar el sustento a sus hogares, y por ende emplean diversos servicios, como una forma de conseguir el dinero.

«Una de las situaciones presentada que más me preocupa, es el abandono en las aulas de clases, perdiendo así su derecho a la educación», aseveró el defensor del Pueblo.
Detalló que en los municipios donde más casos se registran son Maracaibo, donde cientos de niños trabajan en los semáforos como limpiavidrios, en el casco central de la ciudad puliendo zapatos, en calles de 4 esquinas vendiendo periódicos y un sinfín de actividades para obtener el sustento monetario; mientras que en el municipio Guajira, la mayoría de los menores venden combustible (gasolina) «bachaqueada» para tanquear de forma ilegal los vehículos.

«Es un riesgo para esos niños que a pesar de ser de etnia guajira, no por discriminar, sino que es algo que los caracteriza como fuertes, se enfrentan cada día a tener afecciones agudas o crónicas por el fuerte olor del combustible».

Lo más triste de esta realidad es que en la mayoría de los casos a registrar, que para la fecha se desconoce con exactitud la cifra oficial, son los padres quienes someten a ese mundo tan «cruel», por ser la debilidad para los adultos, que son quienes le dan dinero por «lástima» a esos inocentes. No obstante, los infantes al estar incluidos en el mundo de la calle, terminan en las drogas o en el alcohol, sobre todo cuando provienen de familias disfuncionales.

El futuro en juego
Este rotativo en su edición 2.210 de fecha 13 de febrero del presente año, manejó la decadencia de la instrucción educativa en los niños, ya que la crisis económica que se presenta en la actualidad los lleva no solo a trabajar o pedir, sino también a alimentarse de desechos y desperdicios que son depositados en calles, avenidas, el Malecón de la ciudad, entre otros lugares, por habitantes de los diversos sectores de la entidad.

Hablar de lo que está en juego es deprimente. Esos niños a quienes en la mayoría de los casos sus progenitores son quienes les quitan el derecho a una mejor vida, pierden el sentido de esa inocencia que caracteriza a todo menor. Juega su futuro, libertad de jugar como todo infante, de sonreír por felicidad, e ir a la escuela para finalmente ser explotados como «una mano de obra barata».

Falta de compromiso
El defensor delegado en el estado señaló que la responsabilidad de tratar, surtir recursos económicos y estar al pendiente de la situación de los «hijos de la calle» parte principalmente de las alcaldías, indicando que «nosotros no contamos con el apoyo de ninguna de las autoridades competentes a tratar los casos de los menores que trabajan actualmente por la situación país, hecho que ha evolucionado sin cesar, y la cantidad de niños en la calle aumenta cada día más y más».

Llamado
Cicerón Torrealba instó a todos los organismos que forman parte de la organización encargada de velar por el bienestar de esos menores «explotados» a tomar conciencia y cumplir con sus verdaderas funciones. Aunado a ello resaltó que la responsabilidad parte de la siguiente manera: núcleo o entorno familiar, estado y sociedad en general.

Crisis
Finalmente el responsable de velar por el bienestar del pueblo detalló que la Defensoría no puede brindarle mayor apoyo a los involucrados por la falta de infraestructuras para atender a cientos de niños que se encuentran en esa situación de calle. «Lo máximo que podemos hacer es brindar apoyo temporal con fundaciones y organizaciones, que hacen la donación de ropa, calzados, vestuarios y útiles escolares.

Comente