Rafael María Baralt, polímata zuliano

1303_20A
4 de julio, 2014 - 3:37 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Referencial

Un zuliano comprometido con la investigación histórica y científico-técnica, quien dedicó sus capacidades a la independencia de Venezuela y República Dominicana.

Rafael María Baralt fue indiscutiblemente, un personaje destacado en diversas y complejas actividades humanas, fue un poeta que enriqueció la lengua castellana con su prosa, un polímata, debido a que fue historiador, filólogo, abogado, diplomático, filósofo, periodista, crítico literario, político, así como también la exigente actividad de agrimensor público, título que obtuvo en la Academia Militar de Matemáticas a los 22 años de edad.

Baralt nació un 3 de julio de 1810 en Maracaibo, capital de la provincia Zulia, eran tiempos en que el movimiento por emancipar al territorio venezolano, que  por entonces era colonia española, acumulaba importantes fuerzas.

Rafael María Baralt pasó sus primeros años de vida en Santo Domingo, de donde era oriunda su madre Ana Francisca Pérez, y su padre fue Miguel Antonio Baralt, coronel del Ejército Libertador. Su familia regresó al país en 1821, año de la Batalla de Carabobo, y el joven Baralt ya se iniciaba en los asuntos de la Guerra de Independencia, pues dos años más tarde participaría en la Batalla Naval del Lago. El joven viviría varios años en Maracaibo hasta irse en 1827 a Bogotá, Colombia, para iniciar estudios universitarios de latín y filosofía en la importante Universidad de Bogotá.

En 1829 editaría el periódico El Patriota del Zulia. Desde ese momento se dedicaría a oficios militares e intelectuales a la vez, y para 1830 había ascendido hasta el rango de oficial del Estado Mayor y secretario del general Santiago Mariño.

Itinerario por Europa

En 1840, Baralt viaja a París para editar su resumen de la historia de Venezuela.

Volvería a Europa un 13 de septiembre de 1841 —para no volver— como representante diplomático para resolver litigios fronterizos en España, donde se nacionalizaría como súbdito de ese reino. Entre 1843-44 escribe su oda Adiós a la Patria y en 1848 publica su libro Poesías. A él se debe la frase «tierra del sol amada», plasmada en el primer verso de dicho poema, en el que manifestaba su nostalgia por alejarse de su Maracaibo natal, y dice así:

«Tierra del sol amada, donde, inundado de su luz fecunda, en hora malhadada, y con la faz airada, me vio el lago nacer que te circunda».

En 1850 publicaría su Diccionario de Galicismos y en 1855 Diccionario matriz de la lengua castellana, obras de gran significación para la lexicografía castellana. En 1853 sería nombrado miembro de la Real Academia Española.

Entre 1854 y 1857 fue embajador plenipotenciario de la República Dominicana ante España, con el motivo de hacerse reconocer —Dominicana— como república independiente ante el reino español, esa labor causaría que Rafael María Baralt fuera enjuiciado en 1857 por considerarla en contra de los intereses del reino.

Tres años después de su juicio, moriría el prócer Rafael María Baralt, el 4 de enero de 1860. Sus restos se extraviaron y pasaron 122 años para que volvieran a Venezuela.

Comente