Una joya marabina que se encuentra en el olvido

En pleno centro de Maracaibo se pierde de vista el convento San Francisco de Asís

San Francisco de Asís
19 de junio, 2017 - 7:57 am
Harold Mejía / [email protected]

Arropada por una luz pura, siempre acompañada por un inclemente sol, está ahí, formando parte del gentilicio del maracaibero, el templo sanfranciscano

Foto: Harold Mejía

Maracaibo – La Plaza San Francisco de Asís, llevaba su nombre por el Con vento e Iglesia de Frailes Franciscanos, quienes se establecieron en Maracaibo por los años del 1600. La entonces humilde capilla y convento tenía una ubicación privilegiada, pues la orilla del lago llegaba a sus puertas, a través de la cual los frailes obtenían su abastecimiento de agua y se desplazaban por toda la cuenca del lago a otras poblaciones en su labor evangelizadora. Su construcción se produjó en el período comprendido entre 1669 y 1730.

«El Convento» en 1891 fue la sede de la instalación de la Universidad del Zulia, fundada en los albores del siglo diecisiete.

En 1918, se le agregó una cruz de tres metros, la cual actualmente exhibe y representa la cruz más grande que tienen las iglesias de la ciudad.

Rodeada de majestuosos monumentos como la Plaza Baralt, el Hotel Victoria, el Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez, la Iglesia San Francisco de Asís, se pierde entre la historia del casco central de Maracaibo.

La estructura arquitectónica, tiene un valor urbano, por el lugar en donde está ubicado; en todo el centro de Maracaibo, sumándole el valor artístico y documental, los cuales suman importancia por su historia, además del tiempo que tiene construido y del estilo adoptado.

 Cambio a Plaza Baralt

En el centenario del nacimiento del insigne escritor y poeta zuliano, Rafael María Baralt, se inaugura un monumento escultórico, y pasa a llamarse Plaza Baralt en su honor.

Maracaibo tiene su corazón en esta emblemática plaza, por ser el epicentro de su actividad comercial y empresarial. Anteriormente era un corredor desde el puerto de las mercaderías y demás productos que pasaban por su aduana a nuestra ciudad, se establecían importante sociedades mercantiles, dinamizando así la economía y el progreso del país.

Comente