El caserío de antaño atrajo a las clases pudientes que habitaban en la incipiente Maracaibo

Origen de Los Haticos: Un lugar de recreo para las élites

3a
29 de septiembre, 2016 - 10:54 am
Elienne Contreras / [email protected]

Haticos por abajo estaba ocupado por los pudientes, mientras que en los cerros de Haticos por arriba se ubicaba la clase obrera representada por margariteños e inmigrantes

Foto: Agencias

Maracaibo — Sin muchas complicaciones ni acalorados debates, el nombre del antiguo caserío que hoy llamamos Haticos, resultó de estar conformado en sus inicios, por pequeños hatos (hacienda rural destinada a la cría de ganado), por lo que entre los lugareños era llamado por el nombre con el que hoy se le conoce.

Desde finales del siglo XVIII y hasta principios del siglo XIX se le consideraba un lugar de recreo o de paseo de la élite política y comercial asentada en el núcleo urbano.

Baños en el Lago

Familias de la época, como los alemanes Grass, eran atraídos por las aguas del Coquivacoa, hoy Lago de Maracaibo, donde acostumbraban bañarse, no sin antes despojarse de sus vestimentas en las caceticas dispuestas en las orillas del agua a modo de vestidores.

Como evidencia, el viajero francés Francisco Depons, quien visitó Maracaibo alrededor de los años 1799-1800, describe el lugar como «la hermosa avenida de Los Haticos, paseo principal de esta ciudad. Está formada dicha avenida por dos hileras de pintorescas casas de campo, medio ocultas entre el tupido follaje donde se yergue, como majestuosa reina, la palmera».

Los Haticos atrayente

Sin embargo, el atractivo del lugar reflejado en la frescura del clima y la vegetación de campo, así como el miedo de los habitantes de la urbe a contagiarse de enfermedades tropicales que traían los extranjeros, impulsó a la población a mudarse a Los Haticos.

Así pasó de centro de esparcimiento a establecerse como lugar de residencias permanentes. A mediados del siglo XIX, los hatos de las zonas bajas fueron sustituidos por casas o quintas ocupadas por alemanes mayoritariamente, mientras que en los cerros se organizaron barrios de margariteños e inmigrantes pobres que trabajaban en la industria petrolera, ya que el embarcadero se encontraba en la zona.

Así fue surgiendo Haticos por abajo y Haticos por arriba, pasando de caserío a centro suburbano.

Este humilde caserío vio florecer otros grandes avances que lo convirtieron en lo que es hoy y que se ampliarán en una segunda entrega.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente