«Águilas Negras» se adueñan de territorios dejados por las FARC

Nuevos desplazados en el Zulia por amenaza de paramilitares

Nota A
12 de febrero, 2017 - 8:33 am
Edwin Urdaneta / [email protected]

Los desplazados llegan por vía fluvial navegando en canoas el río de Oro amenazados por el grupo paramilitar

Foto: Referencial

Sur del Lago — Unos 300 campesinos procedentes del sector La Gabarra, zona del Departamento Norte de Santander en Colombia, se encuentran en condición de desplazados y están poblando zonas residencias de El Cruce, en la parroquia Barí del municipio Jesús María Semprún, huyendo del conflicto armado entre fuerzas al margen de la Ley en ese país.

Voceros de organizaciones campesinas han confirmado a QUÉ PASA que al menos 15 miembros de la denominada organización «Las Águilas Negras» encañonaron a los labriegos, y los amenazaron con asesinarlos y descuartizarlos, sembrándoles el temor en sus siques, para apropiarse de los espacios, antes en dominio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Johán del Valle, líder comunitario del poblado de El Cruce, manifestó que el conflicto inició a raíz de la desmovilización, entrega de armas y desconcentración hacia las zonas veredales habilitadas por el gobierno colombiano, por cuanto a raíz de la dejación de armas y aislamiento del territorio, los paramilitares de las «Águilas Negras», se han autoadjudicado el territorio.

Traslados y ayudas
Los desplazados llegan por vía fluvial navegando en canoas por el río de Oro, que une a Venezuela y Colombia. Las zonas zulianas de Semprún como Ana María Campos, El Tanquillo, La Pista, La Cooperativa y El Cruce, están en constante amenaza por las bandas al margen de la Ley.

Una comisión de la Alcaldía de Jesús María Semprún, así como de las fuerzas de seguridad policiales y militares y autoridades de inmigración y extranjería se encuentras desplegadas y vigilantes ante lo que sería una ola masiva de desplazados.

«Muchos de ellos ya están en casas de familiares que hacen vida en El Cruce, pero tememos que sean muchos más campesinos los que dejen esas tierras de manera forzosa», afirmó Del Valle a esta redacción.

La comisión municipal se abocará a atender con ayuda humanitaria a los desplazados con agua, alimentos, durmienda y jornadas de salud y un censo. Incluso ya fue notificada de la situación a la Comisión Nacional para los Refugiados adscrita al Ministerio de Relaciones Exteriores.

Sin pronunciamiento
Al menos hasta este sábado no se habrían emitido reportes desde el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), organismo internacional que vela por la integridad de quienes salen de sus países de origen.

El saldo de la jornada sigue sin ser funesto. Solo se conoció que el paramilitarismo secuestró a un indígena de la etnia Barí y que fue devuelto al cacique. «Está sano y salvo», dijo el dirigente campesino de la zona. «Esperamos que esta situación pueda resolverse cuanto antes».

La Gabarra, la zona en disputa que estaba bajo las órdenes de las FARC, es un espacio de gran importancia para las mafias del narcotráfico, por su cultivo y procesamiento de pasta base de cocaína, la actividad ilícita de mayores ingresos con ganancias que van desde el raspado de la hoja, hasta la cocina, distribución y comercialización del alcaloide.

En 1999 la zona también fue amenazada por las FARC, causando su destrucción, esa misma organización que hoy entrega las armas y busca un acuerdo de paz con el resto de los colombianos que viven las secuelas de una guerra a fusil librada por más de cinco décadas.

Palabras clave
, ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente