Negocios continúan y el Dolores Vargas sin sede para los niños

1781_2A
7 de noviembre, 2015 - 1:12 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La frutería y otros comercios se visualizan dentro de los espacios de la escuela Dolores Vargas de Urdaneta

Foto: Wilmer Cubillán

Vecinos de la zona aseguran que las ganancias por los negocios dentro de los terrenos son importantes para la familia Gil Bassa

Maracaibo
— Nombrado en honor a la esposa de Rafael Urdaneta, el Centro de Educación Inicial Dolores Vargas de Urdaneta, perdió su matrícula de 205 niños registrados en el año escolar 2013-2014, prevaleciendo en la actualidad la permanencia de la familia Gil Bassa y los negocios que realizan abiertamente en la zona.

Vecinos de la escuela que fueron representantes en algún momento —resguardando su identidad por las amenazas públicas que han existido en torno al caso—, denunciaron que no es posible que sea el Gobierno regional el que tenga que reubicar a la familia Gil Bassa, cuando por muchos años German Gil, (ocupante del terreno en el  sector Santa María, ubicado entre las avenidas 26 y 25 con calles 68 y 69), lo ha explotado comercialmente.

«¿Será que todos los años con diferentes negocios y alquiler de los estacionamientos, no le han sido suficientes para adquirir una vivienda principal?, además tiene que ser el Gobierno quien les regale una casa a sus hijos y nietos, mientras los niños de bajos recursos de la parroquia Chiquinquirá, que estudiaban en la escuela, perdieron su lugar de estudio inicial», expresaron descontentos los afectados.

Personal docente

Irónicamente, 31 personas que dependen de la nómina del Ministerio de Educación, matriculados para laborar en el CEI Dolores Vargas de Urdaneta, solo cumplen horario en los espacios del Municipio Escolar número 5, en espera de la reconstrucción de la escuela y la reubicación de la familia Gil Bassa, como lo ordenó el Tribunal de Protección al Menor del estado Zulia, en  dictamen que falló a favor de la escuela. QUÉ PASA no ha logrado contactar a la procuradora del estado, Yaneth González, quien manejó el caso en el año 2014.  

Comente