Corazones divididos y sentimientos encontrados

Navidades tristes en la distancia (parte II)

linda y kelvis
23 de diciembre, 2016 - 9:26 am
Herwin Godoy / [email protected]

En esta segunda entrega damos a conocer cinco casos de zulianos que están allá trabajando duro para vivir, con la nostalgia de querer volver a su país y tener cerca de sí a su madre, familias y amigos

Foto: Cortesía

Desde hace algunos años la cantidad de venezolanos que decidieron migrar fuera del país ha venido en aumento, mucho de ellos tomaron como opción países latinoamericanos y otros como los que se presentan en esta segunda entrega se fueron a Estados Unidos, buscando vivir el sueño americano lugar donde muchas veces no se logra como se espera, sobre todo si se le suma la separación familiar que implica alejarse por lo menos 4.507,78 kilómetros de su país natal.

En esta segunda entrega damos a conocer cinco casos de zulianos que están allá trabajando duro para vivir, con la nostalgia de querer volver a su país y tener cerca de sí a su madre, familias y amigos, «¡a los suyos! como todos indicaron.

Kelvis Guerra, contador

Origen: Maracaibo Destino: EE UU

kelvisVivir solo en un país que no conoces, donde tus tradiciones no son las mismas, donde la gente no tiene la calidez como de los de tu patria, es una situación fuerte de vivir y digerir, todas las noches extraño a los míos. Estas navidades particularmente son difíciles porque perdí a mi abuela el año pasado y no pude estar en su sepelio ni acompañar a mi mamá con ese dolor, serán unas navidades tristes, más de lo común», indicó Guerra.

Añadió que sus padres son su fortaleza y no tenerlos junto a él le pega en el corazón.

No tener a mi papá cerca, ahora que soy padre para que me de consejos y orientación, no tenerlo para darle el abrazo de año nuevo, es algo que todo los días pienso y lamento.

Eso sin contar lo que extraños a mis hermanos y mi sobrina.

Linda de Guerra, 54 años, secretaria ejecutiva

linda y kelvisA Linda le costó más de siete años lograr el embarazo exitoso de su hijo mayor, por lo que el día de su nacimiento fue su mayor alegría, 25 años después, vio como desde el Aeropuerto de la Chinita, ese mismo corazón se le llenaba, pero de un sentimiento contrario, se colmaba de tristeza viendo a su hijo salir de su terruño y aunque confiesa que durante toda su vida se preparó para ver partir a su hijo de su hogar para formar uno propio donde decidiera, «el corazón de una madre nunca está preparado para entender que los kilómetros de tierra te impedirán verlo crecer como hombre», indicó.

Hoy junto a sus dos hijos, casi dos años después sigue lamentando el no poder estar con su hijo y su nieta en esta Navidad.

«Me gustaría ganarme un premio que nunca compré para viajar todos allá y abrazarte hijo», dice Linda mientras mira la foto de su hijo en la sala de su casa, «Yo todo lo defino en melancolía, solo le pido a Dios que le envié una familia. Que lo adopte esa noche especial del nacimiento del Niño Jesús», termina linda a recordar que Kelvis se encuentra solo en tierras lejanas, luego de un matrimonio que no funcionó, porque sí, allá los matrimonios también pueden fracasar.

Hugo Mora, comunicador social

Origen: Maracaibo Destino: EE UU

hugo y nelly - copiaEste venezolano luego de casarse tomó la decisión de partir a Norteamérica a probar suerte, lleva tres años en esa tierra donde no es fácil sobrevivir, este hombre de pocas palabras resume su experiencia como «difícil», más aun en las fiestas de Navidad, pues pasarla sin la familia en especial sin su mamá es indescriptible, solo el que vive esto puede entenderme, no poder compartir con ella, darle un abrazo no es fácil.hugo y nelly

Nelly Soto, 69 años, repostera

Esta madre de tres hijos, resumió su vivencia en una sola frase que toma vigencia sobre todo en Navidad: «Yo jamás volveré a ser feliz, no tengo a mis tres hijos junto a mí».

Yormayris Briceño, administradora, 35 años

yormayris especial de navidad«Durante toda mi vida compartí la Navidad entre ambas familias (paterna y materna) el 24 de diciembre junto a la familia de mi padre y el 31 junto la de mi madre, disfrutando desde pequeños la llegada del Niño Dios y esperando con ansias las 12:00 de la medianoche para abrir los regalos. Al pasar los años, vi como mis sobrinos vivían esa experiencia y ahora lo que más lamento es que el hijo que llevo en mi vientre, que seguramente tendrá un futuro mejor, no podrá compartir mis costumbres, ni esperar junto a sus primos segundos, las 12:00 de la medianoche», indicó Yor-mayris, de sopetón como para que el llanto no la interrumpa.

«Un día como hoy extraño enormemente a cada uno de los miembros de mi familia, compartir con ellos hacer las hallacas, las risas, las anécdotas, pero sobretodo su amor; en especial a mis padres con los que hablo casi a diario, pero que por primera vez en mi vida no podré estar con ellos y aún más triste es no poder compartir este momento tan especial como es estar embarazada».

Anahís Piña, 55 años

yormaEsta mujer durante toda su vida y luego de la separación de su matrimonio trabajó arduamente por levantar a su hija, y paradójicamente contó con la familia de su exmarido para cuidar a Yormayris los primeros 15 años de su vida, por lo que comparte el dolor de la separación con todos ellos, aunque no la soledad de las paredes de su casa luego de que su única hija se fuera muy lejos.

Ella define lo que siente como «depresión», motivada por la tristeza que vive «solo el que pierde a un ser querido». Y dice: «Desde que se fue siento el corazón chiquitito, pero en estos días lo siento más apretadito, me consume la tristeza. Estoy deseando que las cosas cambien para que pueda regresar.

Paola Gómez. 29 años, comunicadora social, youtuber, miss Zulia 2006

Origen: Maracaibo Destino: EE UU

paola caraEsta zuliana partió del país tras el amor de su vida, formó una familia bajo las costumbres de un país que es liga de naciones, aunque va para tres años en EE UU, sigue extrañando como el primer día a Venezuela, trabaja a sol y a sombra para tener estabilidad junto a su esposo, en esta Navidad esta exreina de belleza indicó a QUÉ PASA lo que siente.

Gómez compartió gustosa su sentir de cada día. «A Dios doy gracias cada mañana por tener una familia hermosa, y le doy más gracias aún porque al mirar mi teléfono leo un mensaje de mi madre, bendiciéndonos, preguntándonos como estamos, y dejándonos saber que está bien a pesar de no estar juntos y de las dificultades que pasa el país. Siempre he dicho, dichosos los que tengan a su madre y a su padre cerca».

Paola continuó conversando, pero esta vez pareció olvidar por un momento que hablaba con un reportero y se centró en lo que le diría a su madre si la tuviera en el frente. «Dios sabe el porqué de cada cosa, solo Él conoce nuestra historia y Él escogerá el mejor momento para volvernos a juntar. Ninguna batalla es más grande que nosotros mismos y podemos estar lejos, pero el amor que nos tenemos alcanza el más recóndito lugar. Te amo madre, y deseo que pases la mejor de las navidades, que sonrías, que sigas bailando, que te comas por mi las más ricas hallacas, de esas que solo tú sabes hacer. Te amamos Ayeya», indicó esta comunicadora social en medio de risas al recordar que así le dice el pequeño Robertito a su abuela.

Minerva de Gómez

paola y minervaEsta madre soltera educó a cuatro hijos, y aún llora la ausencia de su única hembra. «Me hace falta todo los días, me hago la fuerte para que ella no flaquee en su objetivo de tener calidad de vida, pero no hay como manejarlo, lo importante es que nos comunicamos todos los días y sé que está bien quiero que sea feliz y allá lo está haciendo.

Cada Navidad me contengo delante de ella, para que no se ponga más triste, ella quiere venir, pero yo no la dejo. Yo me sacrifico por ella, que es lo que hace una madre», añadió Gómez, luego de un profundo respiro que evocaba resignación.

«Todos los días pido que podamos reencontrarnos, como lo logramos en febrero de este año, y que me permita ver en vivo la ilusión de mi nieto al destapar un regalo del Niño Jesús».

 

Comente