Megacolas en Arismendi para comprar pollo

1970_2B_01
18 de diciembre, 2014 - 2:57 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Risser Vela

Los cúmulos de personas llegaron a obstaculizar el paso de vehículos; generando lentitud en el tráfico.

Maracaibo — Tras la llegada de leche completa al supermercado Súper Latino de la avenida Padilla de Maracaibo, centenares de personas sacrificaron sus horas de sueño para esperar pacientemente su turno y poder adquirir al menos un kilo del lácteo que cada vez está más ausente en los anaqueles.

Cabe destacar que los cúmulos de personas llegaron a obstaculizar el paso de vehículos; generando lentitud en el tráfico: «Estamos aquí desde la madrugada y ya son las 10:00 de la mañana y no nos dejan pasar, nosotros mismos nos enumeramos y yo tengo el 150», contó Trina Aparicio.

Por su parte, uno de los empleados del comercio, quien pidió no ser identificado, informó que desde hace más de dos meses no recibían el producto y que si en sus manos estuviese decidir, no lo venderían ya que siempre que les llega leche u otro producto regulado, las personas tienen mal comportamiento, incluso incurren en actos violentos cuando no alcanza para todos.

Uno de los conductores que transitaba por la zona indicó, «uno entiende que esto esté full porque llegó leche, pero que los organicen porque uno que va transitando, se encuentra media calle repleta de gente, demoramos más en pasar por la cola que se hace», enfatizó Danilo Perche.

La gente amaneció en los establecimientos

«Megacolas» en el sector Arismendi para comprar pollo

En la pollera ubicada en la avenida 10B con calle 96 estarán vendiendo esta semana por número de cédula de identidad, hoy venderán a los terminales en 6 y 7

Maracaibo — Los marabinos siguen pasando sus «navidades no tan felices» entre colas y colas. En esta oportunidad, los vecinos del sector Arismendi, de la calle 96 pernoctan en las carnicerías para adquirir hasta dos pollos a precio regulado: Bs. 43. Sin embargo, el pernoctar no les garantiza que les sea vendido el rubro.

A la pollera «Súper Vilva» ubicada en la avenida 19 con calle 96 del sector ya mencionado, llegaron los compradores desde la 1:00 de la madrugada con la esperanza de que les vendieran su «comida del día». Sin embargo, les informaron que estarán vendiendo por lo terminales de la cédula de identidad para evitar el congestionamiento. El establecimiento venderá hasta mañana viernes, luego volverán en enero.
La venta fue relativamente tranquila, y estuvo resguardada por la Guardia Nacional.

Por otra parte, en la avenida 10B de la misma calle, está un distribuidor de la empresa Protinal, donde se repitió la misma historia: consumidores llegaron al local desde las 12:00 de la medianoche para ser atendidos a primera hora de la mañana. Sin embargo, muchos no tuvieron suerte, pues la empresa entregó solo 200 números, y no bastó para la cantidad de personas que asistió.

Especulación

El equipo de QUÉ PASA visitó pequeños comercios a los alrededores de las ventas de pollo a precio regulado, y el resultado fue el hallazgo de ventas del mismo rubro por presas, a Bs.130 el kilo.

En el distribuidor de Protinal entregan 200 números para atender a sus clientes

Foto: Risser Vela

Comente