«Bomberos» solicitan seguridad en las estaciones de servicio

1998_2 A
24 de junio, 2016 - 1:48 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Montilla explicó que estos señalamientos buscan mejorar las condiciones laborales de los «bomberos», a través de mesas de trabajo

Foto: Agencias

Los afectados requieren una reunión con el general Tito Urbano, jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) Zulia

Maracaibo — A través de una conversación con Javier Montilla, secretario de reclamos del Sindicato de Trabajadores Bolivarianos de las Estaciones de Servicio Similares y Conexos del estado Zulia (Siprotraboez), se conoció que actualmente los operadores de islas, popularmente conocidos como «bomberos», han sido víctimas de abusos por parte de los hampones y hasta de usuarios, como consecuencia de «la falta de cuerpos de seguridad en las estaciones».

«Nosotros hemos visitado las bombas donde se han desarrollado este tipo de situaciones. Por ejemplo, en Santa Rita un bombero fue sometido con una pistola por un ladrón para robarlo, otro fue agredido por un usuario enardecido porque al esperar largo tiempo en la cola no pudo surtir por el racionamiento eléctrico, y así hay muchos casos», especificó Montilla.

En este sentido, hace un llamado a los organismos competentes para que se realice una mesa de trabajo, en la que se evalúe la situación y se asegure la condición de seguridad de los trabajadores en cada estación de servicio.

Por otra parte, Montilla aceptó que algunos trabajadores se prestan para el contrabando de combustible, por lo que el sindicato reitera la presencia de organismos que determinen la postura del operador.

«Nosotros no somos un sindicato de apoyar sinvergüenzuras. Somos un sindicato de formación laboral que se ha tildado de ‹bachaquero›. Solicitamos una mesa de trabajo con el general Tito Urbano Meleán para que se aboque al caso», dijo.

Ante toda esta información, QUÉ PASA realizó un recorrido por las estaciones de servicio El Carmen, Universitaria y Las Delicias para conocer de boca de los propios bomberos sus vivencias diarias. Sin embargo, como si se tratara de un «acuerdo preestablecido», ningún trabajador quiso hablar sobre estas denuncias.

Comente