Los zulianos celebran 308 años de devoción por su patrona la Virgen del Rosario Chiquinquirá

índice
18 de noviembre, 2017 - 2:27 pm
Francys Medrano / [email protected]

La tablita donde está pintada la imagen de la Chinita permanece intacta después de tanto tiempo

Foto: Cortesía

Maracaibo- Hoy los zulianos conmemoran 74  años de la coronación de su patrona la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, gran acontecimiento religioso que se suscitó el 18 de noviembre de 1749. En esa oportunidad se construyó el templo de la Basílica «San Juan de Dios», considerado en esa época el más hermoso del Occidente de Venezuela.

El presidente de la Fundación Santa Eduviges, y encargado por  nueve años de la decoración de «La Chinita», Vicente Izarra explicó que este año la virgen tendrá una decoración «muy sencilla y serena»  y utilizará el manto del año pasado en su bajada.

«La virgen va a salir con rosas rosadas y va a utilizar el manto que se utilizó el año pasado en la bajada, este año la virgen no se viste para vestir a sus hijos. A este manto se le llamó el ‘manto internacional ‘ ya que todas las personas que han emigrado enviaron su medallita para colocarlo al manto» explicó Izarra.

Sobre la organización, el representante de la Fundación Santa Eduviges explicó que trabajan durante todo el año organizando las fiestas patronales día y noche, con diferentes trabajos que van desde la recolección de flores y el alambrado de las mismas.

La Virgen Chinita llegó en un tablita

La Chinita llegó a Maracaibo sobre las olas del lago. Cuenta la historia que un día del año 1749, una sencilla mujer acababa de lavar su ropa en las orillas del lago de Maracaibo, cuando repentinamente vio flotando una tablita de madera fina, la cual recogió pensando en que le podría ser útil para tapar la tinaja de agua que tenía en el corredor de su casa. A la mañana siguiente, cuando estaba colando el café, la mujer escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando. Fue a ver lo que sucedía y quedó sobrecogida de asombro al ver que la tablita brillaba y que aparecía en ella, la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Por tal motivo, la mujer comenzó a gritar ¡Milagro! ¡Milagro!, por lo que de ahí proviene el nombre de El Milagro a la actual avenida junto al lago, donde estaba la casita de la lavandera. Luego de lo sucedido, numerosas personas acudieron a presenciar el prodigio, convirtiéndose por esto la casa de la humilde mujer en un lugar de veneración de la Virgen por parte de múltiples creyentes.

tabla-chinita-2

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente