«Malandrifestantes» retoman «guarimba»

1407_1-(2)_01
16 de octubre, 2014 - 2:28 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Los encapuchados entraban y salían del Bloque F. Desde el interior del estacionamiento de las autoridades lanzaron una lluvia de piedras e insulto a los oficiales policiales.

Maracaibo — Este miércoles un grupo de encapuchados cerró la vía frente a la Universidad Rafael Belloso Chacín (Urbe), causando además destrozos a los bienes de la casa de estudios y apostaron un autobús de la red maestra. El Cuerpo de la Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ) al llegar al lugar, fue recibido con piedras, molotov y botellas.

El secretario de Seguridad y Orden Público, Jairo Ramírez, presente en el lugar explicó que «un grupo de 15 encapuchados impidieron el libre tránsito; los mismos operan entrando y saliendo de la Universidad. Estamos restringiendo el paso de carga pesada y transporte público para evitar que dañen estas unidades».

Secuencia en vivo

Entre las 11:00 de la mañana y la 1:00 de la tarde se mantuvo una situación tensa; los encapuchados comenzaron a desprender las barandas de las áreas verdes y el cerco eléctrico de la Universidad, para obstaculizar el paso vehicular. En ese momento, hizo el abordaje la Brigada Especial del Orden Público del CPBEZ y de inmediato los sujetos entraron a la Urbe desde donde lanzaron una lluvia de piedras, bombas molotov, fuegos artificiales a través de morteros de fabricación casera y botellas de vidrio.

Los sujetos subían, bajaban y entraban en los dos últimos pisos del Bloque F, hacia donde corrían para evitar los cartuchos de plástico percutidos lanzados por el cuerpo de oficiales que en una ocasión ingresó al estacionamiento de la universidad, intentando dispersar la aglomeración violenta.

Fotos: Miguel Romero

Autoridades ausentes

Las autoridades universitarias no impidieron  la permanencia de este grupo; incluso, una persona con uniforme de Urbe salió, habló con los manifestantes, y al retirarse volvieron a la acción. Unos estudiantes que no desearon identificarse, señalaron «no es posible que Urbe permita que encapuchados estén dentro de las instalaciones, incluso en los salones».

Cuando los policías se alejaban, los encapuchados —quienes aumentaron a unos 20 integrantes—, gritaban: «No se vayan, la fiesta sigue».

Comente