Lanchas de Los Puertos son una calamidad

4A-JU_01
4 de agosto, 2015 - 1:42 pm
Redacción Diario Qué Pasa



Actualmente, Altagracia y San José están paradas y solo la Santa María transporta pasajeros desde Los Puertos a Maracaibo y viceversa

Foto:  Prensa MByN

Los usuarios manifiestan que el servicio lacustre cada día es más ineficiente, mientras que el número de vehículos dedicados al transporte terrestre cada día es menor

Miranda — La Niña, La Pinta, Santa María, Altagracia y San José deberían ser las cinco embarcaciones que presten servicio de transporte vía lacustre a los mirandinos, pero hoy en día la realidad es otra: solo una lancha está operativa, mientras que el resto se encuentran varados en la terminal lacustre y en los muelles de PDVSA.

Las dos últimas embarcaciones nombradas fueron traídas al municipio en el año 2010, mediante una donación de PDVSA a la Alcaldía Bolivariana de Miranda, las cuales prometían una renovación de la flota y sustitución de las antiguas embarcaciones pero, un año más tarde, la falta de mantenimiento a las mismas causó un pronto desgaste de las lanchas, trayendo como consecuencias el mal servicio que hoy se presta a los usuarios.

Actualmente, las embarcaciones lacustres Altagracia y San José están paradas y solo la Santa María, perteneciente a  la vieja flota, transporta pasajeros desde Los Puertos a Maracaibo y viceversa.

Un poco de historia

Para el 23 de marzo de 1981 se estableció el acta constituyente de la empresa Trasmica, la cual sería la encargada de administrar el transporte lacustre en el municipio con las tres embarcaciones identificadas con el nombre de las tres calaveras de Colón, que fueron traídas al municipio Miranda el 24 de diciembre de 1981, representado para la época un auge en el transporte público mirandino, que en 2010 pasaron a la empresa Sabtra.

A mediados de 2003, el alcalde para ese entonces, Carlos Barboza, inauguró una nueva terminal lacustre que cuenta con unas modernas instalaciones con baños, cafetín, depósito, bancas para sentarse y jardineras, entre otras bondades, colocando así el transporte lacustre de Miranda como ícono de la entidad.

Actualmente, a pesar de que las instalaciones se han mantenido, el cafetín no está operativo, las viejas embarcaciones están varadas y  prácticamente «desvalijadas», según se conoció por fuentes cercanas al Sabtra, excepto la Santa María, que hoy lleva la responsabilidad de trasladar a los visitantes y coterráneos de una ciudad a otra, cumpliendo el trabajo que debían hacer las nuevas embarcaciones.

Crisis de transporte

Las colas en la terminal de pasajeros de Los Puertos de Altagracia son interminables. Los usuarios gastan hasta 500 bolívares para ir a Maracaibo, mientras que el servicio lacustre deja con los crespos hechos a los cientos de estudiantes y trabajadores que se confían en ese servicio y terminan gastando doble pasaje, ya que las embarcaciones no tienen un horario fijo.

Los usuarios manifiestan que el servicio lacustre cada día es más ineficiente, mientras que el número de vehículos dedicados al transporte terrestre cada día es menor, debido a que la mayoría de la flota está paralizada por la escasez y el alto costo de los repuestos.

Los pobladores piden a las autoridades del Sabtra darle buen uso a los recursos que se obtienen de los pasajes. «Estas lanchas se mantienen por sí solas, no es posible que se mantengan en este estado de abandono», aseguró Atilio Pérez, habitante del municipio.

Por su parte, Gary Núñez, dirigente político del municipio Miranda, aseveró que «es una irresponsabilidad de parte del alcalde Tiberio Bermúdez tener un servicio tan indispensable para los mirandinos en las precarias condiciones que hoy se encuentra, a pesar de ser una de sus principales banderas durante las campañas electorales», criticó.

Comente