La soledad silenció las risas

La inseguridad sesgó el futuro en el C.E.I Eugenio Mendoza (+Fotos)

4
27 de enero, 2017 - 8:02 am
Rafael Rivas / [email protected]

Hoy en día solo la maleza y vestigios de las carteleras rotas transitan -gracias al viento- los pasillos de esta institución, que apoyada en sólidos cimientos y con una robusta infraestructura, espera que alguna institución o ente gubernamental llene nuevamente sus salones con las mieles del aprendizaje y la sapiencia, sin embargo, tal día se ve distante y sin futuro

Fotos: Wilmer Cubillan / Diseño Fabiola Ramirez

Maracaibo – Donde antes había alegría, risas, juegos y mareas de aprendizaje, hoy solo quedan paredes descoloridas, vacíos penumbrosos y un silencio que calló las pequeñas mentes deseosas de conocimiento.

Julio del año 2016, fue la fecha cuando las luces de los 6 inmensos salones del Centro de Educación Inicial (CEI) Eugenio Andrés Mendoza ubicado en la calle 98 del sector Arismendi, se apagaron por última vez; la delincuencia y falta de preocupación de las autoridades ante la seguridad y bienestar, fueron suficientes para arrebatarle su amado colegio a 180 niños que todos los días disfrutaban de los juegos y la compañía de sus amiguitos.

5

El robo de los aires acondicionados, los instrumentos de trabajo de las docentes y la angustia perenne del personal administrativo por la seguridad de los estudiantes, llegó a su punto más álgido la mañana del 8 de junio del 2016, cuando con impotencia e indignación los educadores se percataron de que los ventiladores y el cableado de toda la institución ya no estaban.

Cuatro robos en el año 2015 y seis hurtos más en el 2106 fueron suficientes para que Lourdes Urdaneta, directora de esta institución, en conjunto con la directiva de la Asociación Damas Salesianas (ente encargado del preescolar), tomaran la decisión de ponerle fin a las actividades académicas en el recinto.

6

Desde ese amargo 31 de julio de 2016 las risas de los infantes no volvieron a alegrar el ambiente de este centro educativo, dejando así un vacío en el corazón de cada uno de los niños que sentían ese lugar como una parte importante de sus cortas vidas.

Luego de su clausura, solo tardó un par de semanas antes que los anti sociales terminaran de realizar sus fechorías. Con vehemencia y sin ningún tipo de pudor, los ladrones abrieron una entrada por la pared posterior que da al enmontado patio de juegos y se llevaron las puertas, ventanas, salas sanitarias, vidrios y tomacorrientes que quedaban en la abandonada estructura.

1 COLEGIO ABANDONADO SALESIANAS - W CUBI

Hoy en día solo la maleza y vestigios de las carteleras rotas transitan -gracias al viento- los pasillos de esta institución, que apoyada en sólidos cimientos y con una robusta infraestructura, espera que alguna institución o ente gubernamental llene nuevamente sus salones con las mieles del aprendizaje y la sapiencia, sin embargo, tal día se ve distante y sin futuro.

Luego del cierre de este centro de educación inicial surgen las preguntas ¿A dónde fueron reubicados estos niños?, ¿Qué pasó con las plazas de trabajo de las docentes?; así como éstas nacen muchas otras interrogantes que hasta la fecha no tienen respuesta.

2

Perpetuar la educación

Después que cerraron el C.E.I las autoridades administrativas de la escuela básica Las Carmelitas, ubicada al lado del Eugenio Mendoza, comenzaron a realizar gestiones para la adquisición de los materiales educativos que aún quedaban en el abandonado preescolar, para que sirvieran como apoyo a los más de 600 alumnos que maneja este instituto; no obstante, estas gestiones no tuvieron éxito.

Tal parece que las autoridades eclesiásticas no le dieron mayor importancia a apoyar la continuidad de la educación de los jóvenes del sector, pues la falta de una respuesta deja en entre dicho que prefieren abandonar el parque de juego de los pequeños, antes que donarlos a otra institución como Las Carmelitas, y que estos mismos sigan siendo útiles para el aprendizaje de los pequeños estudiantes.

3

En Maracaibo ya es casi una costumbre ver en cada esquina, semáforo y avenida niños que en vez de estar en un aula de clases formándose para el futuro, están pidiendo e incluso robando. El cierre de instituciones educativas como la Eugenio Mendoza es un duro golpe a la moral y luces de los estudiantes, en una época en la cual la formación educativa es el arma más importante para enfrentar el mañana.

Otras alternativas

Los vecinos del sector se reunieron en la escuela Las Carmelitas para decidir qué acciones tomar ante esta situación, para lo cual los habitantes hicieron llegar una carta al arzobispado marabino solicitando la reactivación de las actividades en este preescolar.

Al no obtener respuesta, los vecinos resolvieron entregar una nueva petición para la donación del terreno y la sólida infraestructura para su reacondicionamiento, y así instalar un centro de salud integral, pero esta carta aún espera una respuesta.

Mientras las autoridades eclesiásticas hacen oídos sordos a las súplicas de un pueblo que quiere buscar soluciones, la maleza y desidia reclaman los terrenos de este centro educativo que en algún momento fue cuna del aprendizaje.

Palabras clave
, , ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente