¡La Chinita se reencontró con su pueblo!

1417_grande_01
26 de octubre, 2014 - 11:54 am
Redacción Diario Qué Pasa

 

grande.jpg - 331.33 Kb

Bañado de pétalos de rosas y acompañado por una muchedumbre, el sagrado retablo de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá bajó ayer de su camarín para unirse a un pueblo fervoroso que como cada año esperó en la puerta de la basílica que lleva su nombre. Con la bajada de la Reina y Madre protectora del Zulia se inician las festividades en su honor. A la actividad asistieron el gobernador del estado Zulia, la alcaldesa de Maracaibo y demás personalidades del quehacer político, social, comercial y cultural de la región.

Más de 50 mil personas presenciaron la bajada de Chiquinquirá. Las autoridades regionales y municipales honraron junto a su familia a la Reina morena.

Maracaibo- Como cada último sábado del mes de octubre ayer bajó de su altar el retablo de la Virgen María del Rosario de Chiquinquirá para encontrarse con sus devotos y fieles entre las calles de El Saladillo.

La Bajada de la Chinita se realizó esta vez en conmemoración por la celebración de los 150 años del nacimiento del Doctor José Gregorio Hernández y para pedir la intercepción de la Virgen por su beatificación, así como la celebración del año jubilar de la juventud. La Dama de El Saladillo estará fuera de su altar hasta su Aurora, que se realizará en diciembre próximo.

El azul rey, turquesa, plateado y amarillo fueron los colores que engalanaron la Basílica y la carroza  donde salió en procesión.

La cita de los devotos ,quienes asistieron de diferentes partes del país por motivos de salud o para pagar favores concedidos por la Virgen Morena, sobrepasaron lo estimado; más de 50 mil asistentes  la acompañaron en su descenso y procesión.

Las muestras de fe y devoción se evidenciaron con lágrimas. Sin importar la edad, los presentes se abrazaban y se mostraban agradecidos con la imagen milagrosa.

Cerca de las 7:00 de la noche inició la bajada. El retablo descendió por el tobogán de 64 metros desde el altar hasta su encuentro con los fieles.

La gaita zuliana entonada por la agrupación los «Chiquinquireños», dieron una serenata de bienvenida.

Monseñor José de la Trinidad Valera, obispo de Portuguesa ofició la eucaristía previa a la bajada de la Virgen, y como regalo dedicó una canción de su inspiración a la Chinita.

«Hoy estamos de fiesta porque al escuchar la palabra de Dios se nos ha llevado a lo más alto del cielo, hasta la altura de Dios y porque hoy la Virgen María, nuestra señora de Chiquinquirá baja a caminar con nosotros en obediencia a Dios», aseveró Monseñor.

«Nos lleva de la mano hasta su hijo Jesucristo, se hace una más de las madres que conducen a su familia a vivir los mandamiento del señor», puntualizó.

«Todo este regalo nos lo ha concedido el señor Jesucristo, el redentor, reflejo de la gloria del Padre. La invitación es para todos sin excepción, la condición para entrar a esta fiesta es amar a Dios como a nosotros mismos que somos templo de Dios», detalló Valera.

«Oremos por todas las mujeres, madres de familias, que a ejemplo de nuestra Madre de Chiquinquirá sean valientes en la vida», enfatizó el obispo. Valera, al tiempo que manifestó que le fue solicitado que pidiera ante Dios por la salud de todos los niños enfermos y dijo lo siguiente: «Oremos por todos los niños enfermos, especialmente por la niña Salma Richiani», la niña zuliana que padece cáncer y que se encuentra en tratamiento oncológico en los Estados Unidos.

Sobre la devoción a la Chinita admitió: «Chinita, nada le negaste a Dios, por eso te ganaste el corazón del Zulia».
«Que la inteligencia del Zulia y de los zulianos sea respetada. Lleven a todas partes el esfuerzo de quienes se dedican cada día para que haya una Venezuela cada día mejor. Nadie está excluido del amor de Dios, nosotros imploramos lo mejor para ustedes».

El cuerpo pastoral del Zulia en correspondencia al Papa Francisco, dieron una bendición a las familias presentes e invitaron a la predicación del evangelio de Cristo en el hogar y en las periferias.

Besos a la Reina morena

El gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas junto a su esposa  e hija dieron el beso de bienvenida al retablo de Chiquinquirá. A su llegada al acto Arias Cárdenas pidió  a la Chinita  la paz, renovación de fe del pueblo zuliano, y sabiduría para continuar su gestión.  La alcaldesa de Maracaibo, Eveling Trejo de Rosales participó junto a su madre e hijos  en el recibimiento de la imagen y  antes del inicio de la eucaristía expresó, «le pido a la virgencita por la reconciliación de Venezuela, hoy que baja para rencontrarse con todos sus devotos vengo a pedirle un milagro; que Manuel Rosales, pueda regresar con su familia y sus hijos a la casa», refirió.

principales_tmb (7).JPG - 151.57 Kb

Muestras de fe

principales_tmb (8).jpg - 150.65 Kb

Valentina Muñoz: A sus 7 años de edad sirve a María, «pido a la Virgen para que cuide a mi familia y amigas».

principales_tmb (9).JPG - 106.45 Kb

Roni Castellano, devoto: «Asistí para dar gracias por la salud de mí hijo, que se lo presentamos hace un año a la Chinita y lo sanó».

principales_tmb (10).JPG - 104.24 Kb

Carlos Cuenca, devoto: «Vengo del municipio Santa Rita y tengo 20 años viniendo a la bajada, la Virgen hace 4 años devolvió la vida a un primo».

principales_tmb (2).JPG - 127.55 Kb

principales_tmb (3).JPG - 178.75 Kb
Fotos: Miguel Andrés Romero

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente