¡Hosanna en las alturas!

1565_FOTO-PRINCIPAL--JM_01
30 de marzo, 2015 - 12:34 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Fotos: Luzneyris Lugo

Cientos de personas acudieron. Durante la misa dos servidores de María fueron escogidos para entrar al Ministerio de la Eucaristía

Maracaibo — La mañana de este domingo se realizó la tradicional Bendición de las Palmas, en la Basílica Nuestra Señora de Chiquinquirá, parroquia Chiquinquirá, del municipio Maracaibo, al igual que en todos los templos de la región zuliana, en donde habitantes y turistas de la ciudad recibieron las representativas como símbolo de la entrada triunfal de Jesús de Nazaret a Jerusalén.

La eucaristía fue presidida por el padre Eleuterio Cuevas, párroco de la Basílica, y dio inicio con la bendición de las palmas en el monumento de la Chinita, ubicado en la Plazoleta, en el acto dieron la bienvenida a dos Servidores de María como nuevos miembros del ministerio de la eucaristía; así mismo el padre Eleuterio destacó la importancia que tiene la Pasión y Muerte de Jesucristo para los católicos de la Iglesia universal e invitó a todos los maracaiberos a participar en todas las actividades que tiene programadas la casa de San Juan de Dios.

Programación 2015

El titular religioso de la parroquia Chiquinquirá, informó que el próximo miércoles se realizará la Procesión del Nazareno desde la Catedral de Maracaibo hasta la Basílica; seguidamente el Jueves Santo se llevará a cabo la cena del Señor y lavatorio de los pies, mientras que el viernes predicarán las siete palabras y el sábado cierra la programación en la Plazoleta con la misa de resurrección.

Comercializacón

En los alrrededores de la Básilica se pudo apreciar la presencia de vendedores de la economía informal, que se encargaron de expender espigas acompañadas por estampitas religiosas, con precios desde 40 hasta 60 bolívares.

Érika Áñez, habitante del sector Buena Vista, parroquia Cacique Mara, refirió que: «Tuve que comprar la palma en 40 Bs., porque llegué tarde y no me dio tiempo de agarrar las que regalaron», mientras algunos tuvieron que comprar la palma, otros llevaban consigo un excesivo ramo; haciendo caso omiso al llamado que hizo Monseñor Ubaldo Santana en días pasados, de tomar poca palma para que pudieran rendir para todos los feligreses.

Promesas por los niños

Elizabeth Meléndez, residente del sector La Limpia, dijo que desde que nació su  pequeño hijo de cuatro años, ofreció una promesa a Jesús de Nazareno, por motivo de una convulción que presentó al nacer.

El niño Jesús Miguel Raga, luce cada año una bata morada aluciva al Nazareno, la cual con una llamativa sonrisa se le vió caminar por las adyacencias de la Basílica.

Vendedores informales aprovecharon para expender sus espigas

El pequeño Jesús no soltó su ramo

Los feligreses escucharon la misa desde las afueras, por la cantidad de personas que habían dentro de la Basílica

Comente